Actualizado 29/04/2007 15:19 CET

España.- El Gobierno, "muy satisfecho" con la colaboración de Mauritania en la gestión de la crisis del 'Marine I'

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno está "muy satisfecho" con la colaboración prestada por Mauritania en la gestión de la crisis del 'Marine I' y considera que esta actitud prueba que los acuerdos vigentes en esta materia están siendo desarrollados de forma eficaz. Así lo pone de manifiesto en respuesta a una pregunta parlamentaria del diputado de IU-ICV Joan Herrera sobre la actuación del Ejecutivo ante esta situación.

El texto, al que ha tenido acceso Europa Press, señala que el Gobierno viene desarrollando una diplomacia activa y eficaz en la lucha contra la inmigración ilegal.

"Como resultado de ésta, la Unión Europea, España y Mauritania mantienen una estrecha cooperación en materia de inmigración --asegura--. El Gobierno trabaja activamente para reforzar el acuerdo bilateral vigente con nuevos instrumentos jurídicos, que permitan perfeccionar la colaboración bilateral, adaptándola, y dar respuesta a los retos que plantea la inmigración ilegal".

Asimismo, recalca que ante la situación de emergencia humanitaria que se dio en el 'Marine I', el Gobierno actuó "con la mayor celeridad posible, con todas las garantías de asistencia humanitaria que la situación requería".

En este sentido, recuerda que, conforme a lo establecido con las autoridades mauritanas, las primeras personas en subir a bordo del buque fueron médicos y personal especializado en asistencia humanitaria. "A su recepción, a las personas que viajaban en el buque se les prestó inmediatamente la asistencia médica y humanitaria que precisaban, a través de personal de la Cruz Roja y de Médicos Mundi, estando igualmente asistidos por la Organización Internacional de Migraciones (OIM), así como por funcionarios policiales españoles", relata.

Por otro lado, indica que el Ejecutivo negoció con los gobiernos de Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia para que, una vez realizada la identificación y documentación en el plazo más breve posible, los ciudadanos africanos fueran aceptados en sus países de origen.

Igualmente, recuerda que la declaración de estado de sitio en Guinea Conakry motivó que el Gobierno español solicitase del de Cabo Verde la acogida temporal de estas personas, que fueron repatriadas el pasado 1 de marzo, una vez levantado el estado de sitio. De ellas, 24 eran nacionales de este país y 1 de Ghana.

Otros 35 ciudadanos de origen asiático, según explica el texto, supuestamente 22 de Myanmar, 10 de Sri Lanka y 3 de Afganistán, fueron trasladados a Las Palmas, en virtud de la situación interna de los tres países y siguiendo las recomendaciones del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y de la OIM, con objeto de determinar si eran susceptibles de acogerse a asilo o refugio.

Según el Gobierno, los 10 ciudadanos de Sry Lanka han declarado su voluntad de regresar a su país, y su viaje está siendo organizado por la OIM. Mientras, los 22 ciudadanos de Myanmar están siendo entrevistados para determinar si efectivamente proceden de ese país o de Bangladesh y los 3 de Afganistán están pendientes de volver a ser entrevistados por la OIM.

Finalmente, reitera que el Gobierno ha actuado conforme a lo establecido en los Convenios Internacionales de aplicación, tanto en materia de rescate marítimo, como de asistencia a refugiados y desplazados. En el 'Marine I' viajaban casi 400 inmigrantes, de los que otros 23 permanecen en Mauritania bajo custodia de las fuerzas de seguridad española, mientras el Gobierno negocia su traslado a otro país.