Actualizado 21/05/2007 21:29 CET

España.- Odyssey afirma que el navío del que ha recuperado oro y plata no estaba en aguas españolas ni era el HMS Sussex

MADRID, 21 May. (EP/AP) -

La empresa estadounidense Odyssey Marine Exploration afirmó hoy que el navío hundido del que ha recuperado medio millón de monedas de oro y plata valoradas en 371 millones de euros no se encontraba en aguas territoriales españolas y no es el HMS Sussex, buque del siglo XVII de bandera inglesa que la compañía cree que se encuentra en el fondo del Mar de Alborán (al este del Estrecho de Gibraltar).

La compañía con sede en Florida (Estados Unidos) confirmó que el 'Cisne Negro' --como ha bautizado al buque cuyo tesoro recuperado anunció el viernes pasado-- "no es el HMS Sussex" y "no se halló en aguas próximas a donde se cree que está el HMS Sussex", para cuya identificación, que no extracción de su contenido, la empresa obtuvo permiso tras un acuerdo entre Reino Unido y España.

Aun así, la compañía aún está pendiente de que la Junta nombre a unos buceadores encargados de vigilar a los arqueólogos de Odyssey para poder realizar prospecciones en el Mar de Alborán con el fin de identificar el Sussex.

"Más allá de esto, no podemos confirmar la identidad del pecio (cuyo tesoro ha recuperado) porque ni siquiera nosotros estamos seguros", precisó en un comunicado la empresa, que el viernes pasado indicó que había hallado el 'Cisne Negro' en un punto indeterminado del Océano Atlántico pero "más allá de las aguas territoriales o de jurisdicción legal de cualquier país".

Las especulaciones en torno al origen del tesoro se han centrado también en un pecio hundido cerca del Canal de la Mancha, que separa Francia de Gran Bretaña, sobre el que Odyssey recientemente pidió permiso a un tribunal estadounidense para recuperar su botín.

Un abogado de la compañía indicó en otoño pasado a un juez federal que la empresa creía haber encontrado los restos de un buque mercante del siglo XVII que se había hundido con un valioso cargamento a bordo a unos 65 kilómetros al suroeste de Inglaterra.

Un juez otorgó a la empresa el miércoles pasado derechos exclusivos sobre este yacimiento, sólo dos días antes de que Odyssey anunciara el descubrimiento de las 500.000 monedas. Por el momento, la compañía ha rehusado decir si ese botín procede de aguas próximas al Canal de la Mancha.

El Gobierno español ha abierto una investigación para averiguar en qué lugar encontró la empresa el botín, a qué pecio pertenecía, con qué permisos contaba para hacerlo y si lo halló en aguas españolas, según indicó hoy desde Sevilla la ministra española de Cultura, Carmen Calvo.

"Cuando lo sepamos con claridad, actuaremos con arreglo a las leyes españolas, que dicen que el patrimonio subacuático que está en el litoral español es de España, y activaremos todos los acuerdos internacionales a los que en esta materia podemos acogernos", subrayó.