Publicado 24/03/2022 15:39

Etiopía declara una "tregua humanitaria indefinida" en Tigray y pide al TPLF que evite "todo acto de agresión"

Archivo - El primer ministro etíope, Abiy Ahmed
Archivo - El primer ministro etíope, Abiy Ahmed - JU PENG / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

Adís Abeba muestra su deseo de que la tregua mejore la situación humanitaria y "allane el camino para la resolución del conflicto"

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Etiopía ha anunciado este jueves la declaración de una "tregua humanitaria indefinida" que entra en vigor "de forma inmediata", en el marco del conflicto desatado en noviembre de 2020 con el Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF).

"Conocedor de la necesidad de adoptar medidas extraordinarias para salvar vidas y reducir el sufrimiento humano, el Gobierno de Etiopía declara una tregua humanitaria indefinida con efecto inmediato", ha dicho el Servicio de Comunicación del Gobierno etíope en un comunicado en su cuenta en la red social Facebook.

Así, ha pedido a los donantes "que redoblen sus generosas contribuciones para aliviar la situación" y ha mostrado "su compromiso para trabajar en colaboración con las organizaciones relevantes para acelerar la entrega de ayuda humanitaria a aquellos que la necesiten".

"El compromiso adoptado por el Gobierno de Etiopía sólo podrá tener un resultado deseado de mejorar la situación humanitaria sobre el terreno si la otra parte (el TPLF) responde de forma recíproca", ha argumentado, al tiempo que ha incidido en que la decisión "es adoptada para garantizar el libre flujo de ayuda humanitaria a los que la necesitan".

"Para optimizar el éxito de la tregua humanitaria, el Gobierno pide a los insurgentes en Tigray que desistan de todo tipo de acto de agresión y que se retiren de las zonas que han ocupado en las regiones vecinas", ha destacado, en referencia a zonas de Amara y Afar, también en el norte del país africano.

En este sentido, ha subrayado que "espera que esta tregua mejore de forma sustancial la situación humanitaria sobre el terreno y allane el camino para la resolución del conflicto en el norte de Etiopía sin un mayor derramamiento de sangre", al tiempo que ha defendido sus "medidas" para "acelerar la entrega de ayuda humanitaria a la población que la necesita en Tigray".

El Gobierno etíope ha reseñado que "ha aumentado el número de vuelos humanitarios de Naciones Unidas y ha acelerado los procesos de autorización para la entrega de combustible y efectivo para los pagos de las organizaciones humanitarias". Así, ha asegurado que "se ha facilitado vuelos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Europea (UE) para que entregaran ayuda humanitaria".

"El Gobierno ha estado también trabajando para facilitar la entrega de ayuda humanitaria a través de la ruta entre Abala y Mekelle", ha señalado, al tiempo que ha destacado que "miles de personas están andando desde la región de Tigray a otras regiones cercanas para buscar ayuda".

"Si bien es alentador ver el lazo fraternal y la solidaridad demostrada por las comunidades que reciben y ayudan a los que necesitan ayuda, el Gobierno cree que la situación merece medidas que garanticen que las personas que necesitan ayuda la reciban en sus localidades de origen", ha argumentado.

RECALCA QUE TRABAJARÁ PARA "FACILITAR EL LIBRE FLUJO DE AYUDA"

Por último, ha hecho hincapié en que "reducir el sufrimiento de los afectados por el conflicto es la principal prioridad y responsabilidad del Gobierno, que se la toma en serio". "El Gobierno de Etiopía está comprometido a ejercer los máximos esfuerzos para facilitar el libre flujo de ayuda humanitaria en la región de Tigray", ha remachado.

El Ejecutivo etíope rechazó la semana pasada las acusaciones vertidas por la OMS sobre el bloqueo del transporte de suministros médicos a Tigray, después de que el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, hiciera un llamamiento a Adís Abeba para que pusiera fin al bloqueo contra la región.

En respuesta, el jefe del Servicio de Comunicaciones del Gobierno de Etiopía, Legesse Telu, dijo que las afirmaciones eran "infundadas" y acusó a Tedros de "violar los principios y valores de la organización al publicar comunicados infundados y acusaciones falsas contra el Gobierno que lleva a cabo esfuerzos para hacer frente a las necesidades humanitarias en Tigray".

Legesse recalcó que es el TPLF el que ha bloqueado la ruta humanitaria en Tigray y agregño que el grupo ha lanzado ataques recientemente contra la adyacente región de Afar, al tiempo que criticó que Tedros "insista en sus falsas acusaciones para trasladar la culpa al Gobierno".

Las autoridades etíopes anunciaron el 24 de diciembre que no realizarían nuevos avances contra el TPLF en Tigray, tras una ofensiva que en las semanas previas permitió al Gobierno recuperar los territorios que controlaba el grupo en las regiones de Amhara y Afar, si bien el grupo atacó posteriormente estas zonas denunciando el bloqueo de Adís Abeba y la continaución de los bombardeos contra la región.

El conflicto en Etiopía estalló en noviembre de 2020 tras un ataque del TPLF contra la principal base del Ejército, situada en Mekelle, tras lo que el primer ministro, Abiy Ahmed, ordenó una ofensiva contra el grupo tras meses de tensiones a nivel político y administrativo.

El TPLF acusa a Abiy de azuzar las tensiones desde su llegada al poder en abril de 2018, cuando se convirtió en el primer oromo en acceder al cargo. Hasta entonces, el TPLF había sido la fuerza dominante dentro de la coalición que gobernó Etiopía desde 1991, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), sustentada en las etnias. El grupo se opuso a las reformas de Abiy, que consideró como un intento de socavar su influencia.

Más información