Evacuado el hospital más grande de Hodeida en medio de fuertes combates entre los huthis y el Ejército yemení

Hospital de Al Thawra en Hodeida (Yemen)
REUTERS / ABDULJABBAR ZEYAD
Publicado 11/11/2018 16:59:35CET

ADÉN, 11 Nov. (Reuters/EP) -

La última gran ofensiva contra la ciudad yemení de Hodeida anunciada el viernes por el Ejército de Yemen ya ha llegado a las calles de esta localidad del oeste del país, esencial para la distribución de ayuda y energía a la población yemení, con un saldo inicial de siete civiles muertos y la evacuación del principal hospital de la ciudad.

Tanto el Ejército como la insurgencia huthi, han informado los residentes, están usando fuego de mortero, proyectiles antiaéreos y fusiles de asalto para ganar metro a metro en la ciudad. Al menos siete cuerpos sin vida yacen en las calles sin que nadie pueda recogerlos, añaden los testigos.

Del hospital de Al Thawra han conseguido salir el personal y los ingresados que podían moverse por su propio pie. En el interior se han quedado los pacientes inmóviles y un pequeño contingente de médicos para garantizar un mínimo de atención imprescindible, particularmente en las salas de cuidados intensivos y atención a quemados "a pesar del pánico", según el portavoz del centro, Jaled Attiya.

El motivo de la evacuación, según el personal, ha sido el atrincheramiento de los huthis en posiciones próximas al centro médico, por lo que podrían acabar atrayendo el fuego enemigo contra el edificio. "Estaban reforzando sus posiciones cerca de aquí. Por eso nos hemos asustado", ha explicado un miembro del personal del hospital.

Por lo demás, la población está completamente atemorizada. "No dejamos de escuchar fuertes bombardeos y están usando todo tipo de armas. Es aterrador", ha declarado el residente de la ciudad Abdulá Mohamed, quien ha precisado que, en los barrios del este de la ciudad, los helicópteros Apache llevan "todo el día bombardeando" las posiciones de los insurgentes.

EL TRIGO, EN PODER DEL GOBIERNO YEMENÍ

Este sábado, el Ejército yemení asumió el control del principal granero de la ciudad, el de Red Sea Mills, donde están almacenadas unas 51.000 toneladas de trigo, según ha confirmado el director adjunto del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA), Alí Reza Qureshi.

"Los depósitos permanecen intactos pero alrededor de ellos han estallado al menos 60 proyectiles", ha explicado el portavoz. "Esperamos que vuelva a operar de nuevo en dos semanas porque cada mes sacamos 21.000 toneladas de grano para distribuir a la población. De lo contrario, tendremos que comenzar a importar harina de trigo", ha avisado.

Se cumple así el peor escenario posible para las ONG, que pronosticaban un escenario catastrófico en el caso de que los combates llegaran al corazón de la ciudad, bastión insurgente y punto estratégico de la guerra que ha diezmado a la población yemení.

La Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU (OACDH) informó en un nuevo balance de 6.872 casos de civiles fallecidos desde el inicio del conflicto, en marzo de 2015, la mayoría de ellos víctimas de bombardeos de la coalición internacional liderada por Arabia Saudí, aliada del Gobierno yemení.

El recuento incluye del 26 de marzo de 2015 al 8 de noviembre de 2018, fechas entre las que se han confirmado además 10.768 heridos. "la mayoría de muertos y heridos --10.852-- fueron víctimas de los ataques aéreos de la coalición encabezada por Arabia Saudí", subraya la OACDH.