Francia.- Sarkozy se enfrenta a otra semana difícil, con nuevas movilizaciones sociales

Actualizado 09/11/2007 21:52:20 CET

El jefe del Estado galo defiende las reformas y promete "llevarlas hasta el final"

PARÍS, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, se enfrenta a una nueva semana complicada porque los sindicatos del transporte han renovado los llamamientos a la huelga y amenazan con volver a paralizar el país el miércoles día 14 después del paro que protagonizaron el pasado 18 de octubre para protestar por la reforma del llamado régimen especial de jubilaciones, que plantea igualar a 40 años la cotización de todos los franceses.

Los paros comenzarán a las 20.00 horas del martes 13 de noviembre en la red de ferrocarril y el miércoles en la de transportes de París. Siete de los ocho sindicatos de la Sociedad Estatal de Ferrocarril (SNCF) se han decantado por una huelga prorrogable, pero el de conductores autónomos no se ha unido esta vez a las movilizaciones. En el caso de los transportes en la capital gala, son seis de los ocho sindicatos de la RATP los que apuestan por un paro que vaya más allá de las 24 horas.

Además del transporte, se sumarán los trabajadores del sector de la Energía, Electricidad de Francia (EDF) y Gas de Francia (GDF), también para protestar por la modificación de los regímenes especiales de jubilación. La Confederación General del Trabajo (CGT) y Fuerza Obrera (FO) son partidarios de un movimiento prorrogable y cortes de electricidad concretos.

La Ópera de París ha presentado igualmente dos preavisos de huelga para el mismo día y no descartan repetirlo el 22 de noviembre. Por su parte, los funcionarios han organizado una jornada de acción el 20 de noviembre contra la reducción de efectivos en la función pública y en defensa de sus salarios.

Mientras, cinco federaciones del sector de la Educación se unirán a la jornada de protesta del día 20 para denunciar la política gubernamental que prevé la supresión de 11.200 puestos de trabajo, y varios sindicatos de estudiantes apelan también a los institutos a participar en la movilización.

En el sector de las telecomunicaciones, cinco federaciones han pedido a sus afiliados de Correos y France Télécom apoyar la huelga del 20 de noviembre en defensa del empleo, el poder adquisitivo, los servicios públicos, las condiciones de trabajo y en contra de las reestructuraciones.

La magistratura no estará tampoco ausente de las protestas, en pie de guerra por la reforma de la judicatura que prevé la ministra Rachida Dati, y que les llevará a la huelga el próximo 29 de noviembre y a manifestarse por las calles de París.

FRANCIA NO TIENE ELECCIÓN

Consciente de este escenario, el presidente Nicolas Sarkozy volvió a defender hoy las reformas y garantizó que se llevarán hasta el final. "Iremos hasta el final de este proceso de reformas porque Francia no tiene elección", dijo durante su intervención ante un foro progresista en el que agradeció la labor de los ministros procedentes de las filas de la izquierda.

"Hay 21.000 millones de asalariados que en 1994 pasaron a 40 años de cotización. Hay cinco millones de funcionarios que en 2003 pasaron a 40 años de cotización y hay 160.00 agentes de regímenes especiales que pasarán a 40 años de cotización. Simplemente porque es una cuestión de equidad, de justicia y que debemos llevar a término", zanjó Sarkozy.

En todo caso, recordó que el Gobierno está "muy movilizado" y que "la puerta del diálogo seguirá abierta a quien llegue", pero dejó claro que él tiene "un proyecto presidencial, un trabajo que hacer y soluciones que dar a los franceses".

"Y esas soluciones se las daré", agregó. Finalmente, dijo ser consciente de la historia social y política francesa, pero reprochó a esa estrategia haber llevado a Francia "más paro, más pobreza y un retraso en la competencia internacional".