Actualizado 09/12/2007 23:17 CET

Gordon Brown confirma desde Basora que traspasarán la seguridad del sur de Irak en dos semanas

BASORA (IRAK), 9 Dic. (EP/AP) -

El primer ministro británico, Gordon Brown, llegó hoy en visita sorpresa a la ciudad de Basora, hasta ahora cuartel general del contingente británico desplegado en el sur de Irak y aprovechó para confirmar que en dos semanas las autoridades británicas entregarán las competencias sobre la seguridad en las cuatro provincias del sur del país en las que operan.

"La gran empresa que comenzó con todas las dificultades que afrontamos, que costó bajas, implica que hemos logrado ahora llevar a Irak a una posición mucho mejor", declaró Brown. "La violencia no ha terminado, pero podemos entregar el control a las autoridades provinciales iraquíes y eso es gracias a todo lo que habéis logrado", añadió.

Brown fue recibido por un contingente de militares británicos formados en el aeropuerto militar de Basora, controlado por las tropas de Reino Unido. Los militares respondieron con vítores y jaleos ante las palabras de elogio de Brown a la labor realizada para mantener la seguridad.

Brown explicó que ha mantenido conversaciones telefónicas con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, quien le recomendó que el traspaso de competencias a la Policía iraquí debería efectuarse en dos semanas.

Esta visita, que está previsto que dure sólo una hora, supone el punto de partida para la transformación de la misión militar británica en Irak en una misión cuyo componente principal sea el económico y de reconstrucción. En ese sentido, Brown anunció que pronto nombrará a un consejero que supervisará la aplicación de un proyecto de creación de puestos de trabajo en Irak.

Los 4.500 militares británicos que aún permanecen en Irak se reducirán hasta un contingente mucho menor, de unos 2.500 efectivos, en primavera. Además, estos militares desempeñarán una función de adiestramiento de las fuerzas de seguridad iraquíes. Un total de 173 militares británicos han muerto en Irak desde la invasión de marzo de 2003.