Guatemala.- Dos personas mueren aplastadas en un hundimiento de terreno en un barrio popular de Ciudad de Guatemala

Actualizado 23/02/2007 23:08:19 CET

GUATEMALA, 23 Feb. (EP/AP) -

Dos personas murieron y casi mil fueron evacuados en un barrio popular de la capital de Guatemala, tras producirse un hundimiento de tierra que provocó una enorme grieta que se tragó cerca de una docena de casas.

"Encontramos a Irma Soyos y su hermano David, de 18 y 16 años, muertos en un río de aguas negras adonde desemboca el tubo de drenaje que causó el hundimiento", dijo el viernes a AP el portavoz de los bomberos municipales, Juan Carlos Bolaños.

Pese a que los vecinos del lugar aseguran que en el lugar del hundimiento había una casa grande y vieja donde vivían entre tres y cuatro familias, las autoridades solo confirman la desaparición de Domingo, de 53 años, Irma y David Soyos, tres miembros de una de las familias.

El agujero tiene un diámetro de 35 metros y la profundidad es aún mayor aunque no han podido medirla todavía, informó el jefe de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), Hugo Hernández.

La municipalidad habilitó albergues en puntos cercanos para que las familias que fueron evacuadas el jueves por la noche se establezcan hasta que puedan regresar a sus casas.

"Hasta el momento, hay 600 personas en distintos albergues", dijo el jefe de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), Hugo Hernández.

El hundimiento ocurrió el jueves por la noche en un barrio popular del norte de la capital. El área es frecuentada por los narcotraficantes en los últimos años como punto de distribución de las drogas.

"Habíamos escuchado ruidos y sentido los temblores por más de un mes y anoche nos despertamos cuando la casa comenzó a sacudirse", dijo a AP un vecino del barrio, Edward Ramírez, quien alquilaba una vivienda a 50 metros del agujero.

En la zona hay al menos 900 funcionarios dedicados a labores de evacuación y evaluación del desastre. En las calles cercanas al lugar del derrumbamiento, era posible ver cientos de policías con televisores, refrigeradoras o camas al hombro para agilizar la evacuación.

El ejército y la policía acordonaron la zona para evitar pillajes y que los curiosos acudan al lugar del boquete y pongan sus vidas en peligro.

De acuerdo con el subgerente de la Empresa Municipal de Agua, Hugo Vásquez, el boquete fue causa de la filtración de agua de un tubo que sirve de desagüe para el agua de lluvia y aguas negras del norte de la capital. "Se había taponado pero ya quedó liberado y no será necesario dinamitar", dijo en una improvisada rueda de prensa en el lugar del desastare el director de desarrollo social de la municipalidad, Alvaro Hugo Rodas.

El ejército consideró la posibilidad de dinamitar el tubo para liberar el tapón pero la presión del agua y los temblores lograron que se restableciera el flujo.