Hariri acusa a Hezbolá de estar obstaculizando los esfuerzos para la formación de Gobierno en Líbano

Saad Hariri
REUTERS / JAMAL SAIDI - Archivo
Publicado 13/11/2018 17:04:55CET

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro designado de Líbano, Saad Hariri, ha acusado este martes al partido-milicia chií Hezbolá de estar obstaculizando sus esfuerzos para la formación del nuevo Gobierno, un proceso estancado desde las elecciones parlamentarias de mayo.

"Hay gente que no quiere que el país aproveche ninguna oportunidad y no quiere un Gobierno en Líbano", ha dicho, antes de agregar que no va a "engañar" a la población "diciendo que la situación es buena".

"La formación del Gobierno ha chocado con un gran obstáculo. Algunos lo llamarán el obstáculo de los diputados suníes del 8 de Marzo, pero lo veo como un problema mayor que eso", ha sostenido Hariri, según ha informado la agencia estatal libanesa de noticias, NNA.

El nuevo Gobierno estuvo cerca de formarse a finales de octubre después de que Fuerzas Libanesas aceptaran integrarse en el mismo, si bien en el último momento surgieron nuevas disputas en torno a la representación de los parlamentarios suníes independientes.

Hezbolá ha insistido en que estos parlamentarios cuenten al menos con un ministerio, lo que ha vuelto a estancar el proceso de formación del Ejecutivo, algo que ha criticado Hariri.

Así, ha lamentado que "hay partes a las que no les gusta la presencia del Gobierno y las instituciones estatales y piensan que las sectas van antes que el Estado", al tiempo que ha dicho que Hezbolá "está jugando un papel de obstrucción".

"Generalmente, miraría el vaso como medio lleno. Todos los libaneses saben que mi retórica política siempre está regida por el optimismo, a pesar de las amenazas", ha destacado, antes de recalcar que "no puede tolerar ser acusado de incitación al sectarismo", tal y como ha recogido el portal local de noticias Naharnet.

"Soy el padre de los suníes de Líbano y sé muy bien sus intereses y cómo protegerlos", ha apuntado sin embargo. Por último, ha dicho que "Hezbolá está desafiando al presidente (Michel) Aoun y a todos los líbaneses, y no sólo a Saad Hariri".

Aoun se ha posicionado del lado de Hariri, pese a ser aliado de Hezbolá, e incluso ha pedido al partido-milicia que evite "una ruptura de la unidad nacional". En este sentido, indicó que "cada minuto de retraso en el proceso de formación de gobierno cuesta mucho", al tiempo que ha resaltado que "la situación no es fácil". "No sé si la gente valora las cosas como lo hago yo", lamentó.

HEZBOLÁ DICE QUE DEPENDE DE HARIRI RESOLVER LA DISPUTA

Las palabras de Hariri llegan días después de que el vicesecretario general de Hezbolá, Naim Qasem, recalcara que está en manos del primer ministro designado resolver la disputa.

Qasem sostuvo que el partido-milicia "fue uno de los primeros facilitadores para la formación de gobierno y el nombramiento de Hariri como primer ministro" y agregó que el partido-milicia aceptó tres ministerios "para que se tengan en cuenta los derechos de los aliados y los que tuvieron éxito en las parlamentarias".

Así, resaltó que Hariri "puede lograr un acuerdo de gobierno mañana, o puede posponerlo para otro momento". "La pelota está en el patio del primer ministro", argumentó, antes de pedirle "una solución razonable y apropiada".

Aoun designó nuevamente como primer ministro a Saad Hariri el 24 de mayo, después de que el líder del Movimiento Al Mustaqbal recabara los apoyos necesarios en el Parlamento, después de los comicios celebrados ese mes.

La decisión de la Presidencia cumplió así con el complicado reparto de poderes en el país, que reserva el cargo de primer ministro a un suní. La reelección de Hariri se daba prácticamente por garantizada, debido a los apoyos con los que contaba el político.