Los talibán matan al jefe de la Policía y al de los servicios secretos de Kandahar

Actualizado 18/10/2018 23:46:04 CET
El comandante de la Policía de Kandahar, el general Abdul Razeq
REUTERS

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El comandante de la Policía provincial, el general Abdul Razeq, y el jefe de la Dirección de Seguridad Nacional (NDS) en esta provincia del sur de Afganistán, Abdulmomin Hassankhail, han muerto en el ataque reivindicado por los talibán contra la oficina del primero, tan solo dos días antes de las elecciones parlamentarias en el país.

Aunque se había incluido entre los fallecidos al gobernador de Kandahar, Zalmai Wesa, el Gobierno afgano ha aclarado que este ha resultado herido en el ataque. También está herido otro destacado oficial de la Policía.

El ataque, reivindicado por los talibán, se ha producido cuando las autoridades afganas abandonaban la oficina del gobernador rumbo a un helipuerto, después de participar en una reunión con el comandante de la operación 'Apoyo Decidido' de la OTAN, el general estadounidense Austin Scott Miller.

Fuentes consultadas por la cadena afgana TOLO News han contado que el tiroteo lo inició al menos uno de los guardaespaldas del gobernador. La Alianza ha confirmado en Twitter que se trata de un incidente afgano, es decir, sin implicación de tropas extranjeras. No obstante, la OTAN ha confirmado que hay tres estadounidenses heridos, mientras que el general Miller ha salido ileso.

Una fuente los servicios de seguridad citada por la agencia de noticias Reuters ha precisado que un guardaespaldas del gobernador abrió fuego y disparó en la espalda a Razeq, uno de los mandos policiales más reconocidos a nivel nacional por su lucha contra los talibán. El atacante habría muerto, ha señalado la OTAN.

Los talibán han reivindicado la autoría del ataque confesando que Razeq y Miller eran los objetivos del mismo. "El brutal jefe de la Policía de Kandahar ha muerto junto a muchos otros oficiales", han afirmado los insurgentes en un comunicado. Es habitual que los balances de víctimas de las partes no coincidan por razones de propaganda.

El primer ministro afgano, Abdulá Abdulá, ha lamentado lo ocurrido y ha expresado su pesar por la muerte de "un gran patriota, estrecho amigo y héroe de la guerra contra el terrorismo", el general Razeq, así como el jefe de los servicios de Inteligencia en Kandahar, uno de los principales bastiones de los talibán.

"Condenamos fuertemente este ataque terrorista y nos mantenemos unidos en nuestra resolución inquebrantable de combatir el terrorismo", ha asegurado Abdulá, prometiendo que "la lucha continúa".

Por su parte, el portavoz del Pentágono, Kone Faulkner, ha resaltado en declaraciones a la agencia británica de noticias Reuters que el suceso no cambia la estrategia de Washington en la región.

"Este ataque no cambiará la determinación de Estados Unidos en su estrategia en el sur de Asia, y en cualquier caso sólo hace que estemos aún más decididos", ha zanjado.

Para leer más