Publicado 03/07/2021 01:09CET

HRW urge a la ONU a "poner fin a la inacción" en Etiopía y la región de Tigray

Archivo - Desplazados internos alojados en una escuela secundaria de Mekelle, en Tigray
Archivo - Desplazados internos alojados en una escuela secundaria de Mekelle, en Tigray - OIM ETIOPÍA - Archivo

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Human Rights Watch (HRW) ha exigido al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a que ponga fin a la "inacción" en Etiopía y, en concreto, en la región de Tigray y así "abordar la grave crisis humanitaria y de derechos humanos" que asola este territorio.

En este sentido, la ONG ha emitido un comunicado en el que insta al secretario general de la ONU, António Guterres, a que presione al Consejo General para que se den, "de forma periódica y pública" reuniones sobre la situación en Tigray.

Pese a que este viernes se celebra un encuentro para tratar este aspecto, HRW ha lamentado que se lleve a cabo "bajo el tema de agenda" y que no garantice "ninguna atención sostenida" a Tigray una vez que finalice el encuentro.

"Durante ocho meses, el Consejo de Seguridad ni siquiera se ha reunido públicamente sobre Tigray, y mucho menos ha actuado para prevenir más atrocidades", ha lamentado el director de Defensa de Crisis de HRW, Akshaya Kumar, quien ha reafirmado que "convocar una sesión informativa abierta es un comienzo, pero dada la abdicación del consejo de sus responsabilidades, los diplomáticos deben pasar de hacer declaraciones a tomar medidas".

Además, la organización ha afeado al Consejo de Seguridad que tan solo se haya emitido un comunicado de prensa sobre la crisis en Tigray, y que haya mantenido sus resoluciones y decisiones a puerta cerrada "a pesar de los abusos" que podrían constituir crímenes de guerra y de lesa humanidad, según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

En Etiopía, a día de hoy, los grupos de derechos humanos han documentado masacres a gran escala, ejecuciones sumarias, violencia sexual, bombardeos, saqueos, destrucción de cultivos y campos de refugiados, ataques a infraestructuras, y obstrucción de la asistencia humanitaria.

HRW ha detallado que, en anteriores ocasiones, países como Rusia y China "bloquearon intentos de programar una sesión pública en Tigray", y que, más recientemente, India, Kenia, Níger, Túnez y San Vicente y las Granadinas también se han mostrado en contra. Por esto, la ONG ha mostrado su esperanza por que la reunión de este viernes sirva "de punto de inflexión" para ratificar el compromiso internacional y "prevenir más atrocidades en Tigray".

La solicitud para la sesión se ha producido después de casi dos semanas de intensos combates en la zona, durante los cuales tres trabajadores humanitarios murieron, los ataques aéreos golpearon un mercado y el grupo Fuerzas de Defensa de Tigrayan se haya apoderado de ciudades y enclaves importantes, incluyendo la capital regional, Mekell.

"Dada la escala de la crisis, el escrutinio de Naciones Unidas debe ir de la mano con acciones rápidas y concretas de los países miembros de la ONU destinadas a promover la rendición de cuentas por violaciones graves y prevenir más atrocidades, incluidas sanciones individuales a los responsables de violar las normas Derechos Humanos, enjuiciamientos de los responsables de crímenes internacionales graves y embargo de armas", ha dicho Human Rights Watch.

Para leer más