Inaugurada en la capital de Montenegro una estatua de bronce del antiguo líder yugoslavo Tito

Monumento de Josip Broz Tito en la capital de Montenegro, Podgorica
REUTERS / STEVO VASILJEVIC
Publicado 19/12/2018 17:40:43CET

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Montenegro han inaugurado este miércoles en la capital, Podgorica, una estatua de bronce del antiguo líder yugoslavo Josip Broz, Tito, quien lideró la extinta Yugoslavia desde el final desde la Segunda Guerra Mundial hasta su muerte en 1980.

El alcalde de la ciudad, Ivan Vukovic, ha destacado durante el acto que incluso los que criticaron "justificadamente" a Tito por perseguir a sus opositores políticos reconocen la importancia de su figura.

"El tamaño de los méritos históricos de Tito está suficientemente explicado por el hecho de que un año después de la guerra nuestra ciudad fuera renombrada como Titogrado", ha dicho, según ha informado el diario local 'Vijesti'. La ciudad mantuvo ese nombre entre 1946 y 1992.

El monumento ha sido emplazado en un parque cercano a un importante hotel del centro de la ciudad tras una iniciativa encabezada por veteranos de guerra y el propio Ayuntamiento.

Durante el acto, decenas de admiradores de Tito y veteranos de guerra han ondeado la bandera de la antigua Yugoslavia y han cantado canciones revolucionarias de la Segunda Guerra Mundial. Vukovic ha recalcado que Montenegro "sigue fiel a sus tradiciones antifascistas".

Por su parte, el ministro de Defensa, Predrag Boskovic, ha manifestado que "Montenegro y Tito conectaron en la Segunda Guerra Mundial y sus ideas fueron seguidas por el pueblo montenegrino".

"Este monumento al comandante supremo es un monumento de Montenegro. Dejemos que este monumento sea parte de nuestras relaciones con su lucha", ha zanjado Boskovic.

Gran parte de la población de la disuelta Yugoslavia considera a Tito como un líder que logró mantener una coexistencia pacífica de las diversas etnias que integraban el país, si bien critican sus políticas totalitarias. Yugoslavia empezó su colapso una década después de su muerte y se sumió en el conflicto.

Un sondeo realizado por Gallup en 2016 mostró que el 65 por ciento de los montenegrinos consideraban que la disolución de Yugoslavia en los noventa fue un error, tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

La estatua es una de las tres idénticas del escultor Antun Augustincic, quien las hizo en 1948, y tiene tamaño real. En ella, el antiguo líder yugoslavo aparece en uniforme militar con un abrigo sobre los hombros. Una de ellas está en su localidad natal, Kumrovec, en la actual Croacia.

Contador