Publicado 23/02/2015 20:45CET

Un informe del Mossad desacredita las acusaciones de Netanyahu contra Irán

Benjamin Netanyahu en la Asamblea General de la ONU
REUTERS

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

La agencia de Inteligencia exterior de Israel, Mossad, reconoció en 2012 que Irán no estaba llevando a cabo la "actividad necesaria para producir armamento", a pesar de que por esas misma fechas el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió en Naciones Unidas de que estaba cerca de la "fase final".

En septiembre de 2012, Netanyahu proclamó desde el atril de la Asamblea General de la ONU que si Irán continuaba a sus ritmos actuales de enriquecimiento de uranio, podría llegar a la "última fase" antes del verano de 2013. "A partir de ahí, sólo pasarían meses, posiblemente semanas antes de que consiguiese suficiente uranio enriquecido para la primera bomba", advirtió.

El primer ministro de Israel mostró el dibujo de una bomba en la que marcó en rojo la línea del 90 por ciento, el nivel de enriquecimiento que haría falta para el desarrollo de armamento atómico.

Sin embargo, un documento elaborado por el Mossad antes del discurso de Netanyahu y enviado en octubre a la Inteligencia de Sudáfrica desmiente la versión oficial del Gobierno. Según este texto, de carácter secreto pero filtrado a Al Yazira y 'The Guardian', Irán no estaba desarrollando "la actividad necesaria para producir armamento".

El Mossad admite que Irán "no parece estar preparado" para enriquecer uranio a un nivel del 90 por ciento y calcula que tendría "unos 100 kilos de material enriquecido al 20 por ciento". No obstante, también advierte de que el régimen de los ayatolás estaría avanzando en "áreas que parecen legítimas" para "reducir el tiempo necesario para producir armas una vez que se dé la orden".

DEFENSA ISRAELÍ

El documento forma parte de un nuevo paquete de filtraciones de cientos de dosieres relativos a comunicaciones secretas, principalmente entre los servicios de Inteligencia de Sudáfrica con autoridades de otros países.

Un alto cargo del Gobierno israelí ha alegado, en declaraciones a 'The Guardian', que no hay ninguna contradicción entre las alertas de Netanyahu y el contenido "supuestamente de la Inteligencia israelí, ya que ambos coinciden en que Irán está produciendo uranio con el fin último de fabricar armas.

Para leer más