Actualizado 24/02/2007 12:11 CET

Irak.- Miles de chiíes se manifiestan para protestar la detención del hijo mayor de Al Hakim

BAGDAD, 24 Feb. (EP/AP) -

Unos 8.000 chiíes se manifestaron hoy en la mezquita del Imán Alí de Nayaf y en otras ciudades iraquíes para protestar por la detención durante casi doce horas de Amar al Hakim, hijo mayor de Abdulaziz al Hakim, líder del principal grupo parlamentario chií --la Asamblea Suprema para la Revolución Islámica en Irak-- perteneciente a la coalición gubernamental del primer ministro, Nuri al Maliki. El Ejército estadounidense ha calificado el incidente de "desafortunado".

Los manifestantes chiíes enarbolaron banderas iraquíes y retratos de Al Hakim y su hijo, así como pancartas que advierten que este tipo de actos hacen peligrar el proceso político. "La detención de Al Hakim supone un insulto al pueblo iraquí", aseguró Hassan al Shebli, uno de los manifestantes. "Los americanos deberían evitar ese tipo de actos irresponsables si quieren establecer la estabilidad en el país".

Cientos de personas también salieron a las calles del distrito chií más importante de Bagdad, Ciudad Sadr, y en las ciudades de mayoría chií de Basora y Kerbala para protestar por la detención y exigir una investigación.

Al Hakim hijo, de 35 años, fue detenido ayer por la mañana en el puesto fronterizo de Zirbatyah cuando regresaba de Irán, y posteriormente transferido a una base estadounidense en Kut, junto a sus escoltas, informó Jamal al Sagheer, el secretario de Abdulaziz al Hakim. El hijo del político fue liberado doce horas después de su detención, pero sus guardaespaldas permanecen aún bajo custodia, según Al Sagheer.

El Ejército estadounidense explicó hoy que los vehículos del convoy en el que viajaba Al Hakim fueron retenidos en un principio porque "reunían los criterios necesarios para una investigación en una zona donde se ha registrado actividad de contrabando".

Al Hakim fue detenido cuando los miembros del convoy "no cooperaron con las fuerzas de la coalición y mostraron actitudes sospechosas" pero fue entregado a las autoridades iraquíes y sus pertenencias le fueron devueltas tras ser investigadas, informaron los norteamericanos.

"El señor Al Hakim ha sido tratado con dignidad y respeto durante el incidente", explicaron estas fuentes. "Incidentes desafortunados como este suceden ocasionalmente porque Irak procura asegurar sus fronteras", concluyeron.

Aunque el embajador estadounidense en Irak, Zalmay Jalilzad, remitió una rápida disculpa, este incidente podría hacer peligrar la cooperación de los líderes chiíes en un momento en el que ésta es más necesaria que nunca para garantizar el éxito del nuevo plan de seguridad.