Actualizado 17/02/2007 19:53 CET

Irak.- Once muertos en un doble atentado contra un mercado de Kirkuk

BAGDAD, 17 Feb. (EP/AP) -

Once personas murieron hoy y otras 65 resultaron heridas en un doble atentado con coche bomba perpetrado en un mercado de la ciudad de Kirkuk, en el norte de Irak. La primera explosión tuvo lugar al detonar una bomba trampa emplazada en un vehículo ubicado en las inmediaciones del mercado. Minutos después, un suicida que conducía un segundo vehículo se empotró contra la multitud y detonó su carga.

El objetivo del doble atentado fue el mercado de un barrio predominantemente kurdo de Kirkuk, una ciudad situada en el norte de Irak en la que conviven kurdos con árabes suníes y chiíes. El atentado se produjo en las inmediaciones de unas cocheras de autobuses y en el mismo fueron destruidas una veintena de tiendas.

El principal hospital de Kirkuk se vio desbordado por la afluencia de heridos y algunos de ellos tuvieron que ser atendidos en los pasillos del edificio debido a la carencia de camas y camillas.

Por otra parte, las fuerzas de seguridad iraquíes frustraron un atentado suicida que iba a cometerse en la ciudad de Kerbala, al sur de Bagdad. Una persona que conducía una furgoneta no atendió los requerimientos de los agentes de un control que le pedían que redujera la marcha y se detuviera. Los policías abrieron fuego contra el vehículo y su ocupante decidió detonar la carga explosiva que portaba y murió en el acto, según informó el portavoz de la Policía de Kerbala, Rahman Mishawi.

Mientras, en Bagdad prosigue el desarrollo de la operación especial de seguridad que llevan a cabo tropas estadounidenses e iraquíes con el establecimiento de nuevos controles por toda la ciudad. Los nuevos controles, en los que se registra minuciosamente los vehículos, provocaron importantes retenciones de tráfico.

Además, los tanques del Ejército iraquí han reemplazado a los milicianos en los barrios que antes eran controlados por hombres armados y milicias.

Por último, en las afueras de la capital efectivos militares iraquíes se hicieron con cincuenta misiles antiaéreos de fabricación rusa, explicó el general iraquí Qassim Moussawi.