Irak.- Los suníes aseguran que no volverán al Gobierno de Al Maliki hasta que se cumplan sus demandas

Actualizado 24/08/2007 14:19:47 CET

Turquía busca convencer a Al Hashimi para que vuelva al Gabinete ante la nueva coalición entre chiíes y kurdos

ESTAMBUL (TURQUÍA), 24 Ago. (Del corresponsal de EUROPA PRESS, Ildefonso González) -

El vicepresidente iraquí, Tariq al Hashimi, advirtió hoy de que la formación política suní que lidera no volverá a integrar el Gobierno iraquí hasta que éste cumpla con sus demandas, como la liberación de los detenidos que permanecen retenidos indefinidamente sin cargos en su contra.

"Sugerimos un paquete de reformas que incluyen nuestras expectativas. Podemos volver al Gabinete de ministros si el Gobierno cumple con dichas expectativas", señaló Al Hashimi durante una rueda de prensa junto al ministro turco de Asuntos Exteriores en funciones, Abdulá Gül, en Ankara.

El Partido Islámico de Irak, que forma parte de la coalición Frente del Consenso, retiró a principios de mes a cinco de sus ministros del Ejecutivo del primer ministro, Nuri al Maliki. Unos días después, se creó una nueva coalición, denominada Frente Moderado, entre los principales partidos chiíes y kurdos del país árabe.

En este sentido, Gül urgió a los distintos partidos iraquíes a superar sus diferencias, argumentando que "una división de Irak no es una alternativa". Turquía no ve con buenos ojos la reciente entrada en el Gobierno iraquí del Partido Democrático del Kurdistán (PDK), cuyo líder, Masud Barzani, es el presidente de la región semiautónoma del norte de Irak.

Por ello, según la prensa local, Turquía está presionando a las partes para conseguir el regreso de los suníes a la coalición de Gobierno iraquí. Anoche, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, mantuvo una cena oficial con Al Hashimi y trató el tema, en una conversación telefónica, con Al Maliki.

LUCHA CONTRA EL PKK

Las autoridades de Ankara acusan al Ejecutivo de Barzani de ineficacia en la lucha contra los milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) que tienen sus bases en el Kurdistán iraquí y lanzan atentados contra territorio turco. Por ello, el Ejército turco lleva amenazando a Irak desde abril con lanzar una operación transfronteriza en la zona para aniquilar a los terroristas kurdos.

Sin embargo, el Gobierno de Erdogan ha conseguido frenar hasta el momento a las Fuerzas Armadas. A principios de mes, el primer ministro turco y el presidente iraquí firmaron un memorando de entendimiento para la lucha conjunta contra el PKK, si bien éste se debe concretar en un amplio acuerdo de colaboración antiterrorista que los dos países negociarán en los dos próximos meses.

Al respecto, Al Hashimi defendió hoy los pactos alcanzados entre sendos Gobiernos; no obstante, dejó claro que "no aceptan ataques de sus vecinos contra suelo iraquí". A pesar de ello, el riesgo de una eventual incursión del Ejército turco en el norte de Irak sigue estando presente, según un informe de la Inteligencia estadounidense dado a conocer esta semana.

El PKK se alzó en armas en 1984 para exigir la independencia del Kurdistán turco Desde entonces cerca de 40.000 personas han perdido la vida en incidentes violentos entre milicianos del PKK y las fuerzas del orden turcas que muchos analistas no han dudado en calificar de guerra civil.