Israel.- La Policía israelí recomienda presentar cargos de corrupción contra Ehud Olmert

Actualizado 07/09/2008 23:07:39 CET

JERUSALÉN, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Policía israelí remitió hoy una recomendación a fiscal general israelí, Menachem Mazuz, en la que le emplaza a presentar cargos por corrupción contra el primer ministro, Ehud Olmert, resultado de la investigación desarrollada en dos casos distintos, según informaron los medios israelíes.

Olmert financió viajes al extranjero para él mismo y su familia con dinero de instituciones públicas obtenido de forma fraudulenta, según revela la investigación de la agencia de viajes Rishon Tours. Además, el primer ministro y líder del partido Kadima habría aceptado sobornos del empresario judío-estadounidense Morris Talansky durante quince años.

Además, falta la conclusión de la investigación de un tercer caso, el del Centro de Inversiones, ya que Olmert habría conseguido favores para su amigo y antiguo compañero Uri Messer y para la empresa para la que éste trabajaba cuando Olmert ya ocupaba cargos públicos.

El equipo policial que estudia los casos comenzó temprano por la mañana a revisar las pruebas reunidas, y finalmente remitió la recomendación a Mazuz y al fiscal del Estado, Moshe Lador. Mazuz será quien decida en última instancia si presentará las acusaciones formalmente y Olmert será juzgado.

La recomendación establece que hay suficientes pruebas para acusar a Olmert por el delito de soborno en relación con el caso Talansky, siendo éste el delito más grave al que se enfrenta. Además, según las pruebas reunidas en esta investigación, podría ser suficientes para presentar acusaciones por fraude y prevaricación, así como varios delitos por lavado de dinero.

Con respecto al caso de Rishon Tours, la Policía recomienda acusar a Olmert de fraude y prevaricación. También habría pruebas de evasión de impuestos que deberán ser procesados por separado.

El director de la División de Investigaciones e Inteligencia de la Policía, el general Yohanan Danino y otros altos cargos policiales examinaron las pruebas de los tres casos antes de aprobar la recomendación.