Junta militar tailandesa retira la ley marcial pero mantiene sus poderes

Publicado 01/04/2015 19:24:32CET
El jefe de la junta militar tailandesa, el general Prayuth Chan Ocha
GOBIERNO DE TAILANDIA

El general Prayuth defiende que los militares puedan detener a personas sin "tener que esperar" órdenes judiciales

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

La junta militar que gobierna Tailandia desde el golpe de Estado de mayo de 2014 ha anunciado que ha retirado la ley marcial aunque ha invocado un artículo de la Constitución para que las Fuerzas Armadas mantengan amplias competencias, ha informado el diario local 'The Nation'.

El primer ministro y líder de la junta militar, el general Prayuth Chan Ocha, ha subrayado que no hay nada que temer por el hecho de que haya invocado el artículo 44 de la Constitución y ha dicho que los sectores del turismo y de los negocios se van a beneficiar de la nueva situación en el país.

El general Prayuth, que lideró el golpe de Estado que puso fin al Gobierno del Pheu Thai en mayo de 2014, solicitó el martes la aprobación por parte de la Casa Real de la derogación de la ley marcial. Esta medida de restricción de libertades lleva vigente desde el derrocamiento del anterior Ejecutivo y ahora ha sido sustituida por el artículo 44 de la Constitución interina.

El diario 'The Nation' ha informado de que la derogación de la ley marcial ha tenido una buena acogida en el sector empresarial, aunque un abogado defensor de los Derechos Humanos ha criticado que se aplique el artículo 44 de la Carta Magna provisional porque da un poder casi absoluto al primer ministro.

El general Prayuth ha asegurado que solo empleará las competencias extraordinarias que le concede ese artículo constitucional para arrestar de inmediato a las personas que incumplan las leyes en materia de seguridad y a aquellos que cometan delitos graves.

Como jefe del autoproclamado Consejo Nacional para la Paz y el Orden (el nombre con el que se presenta la junta militar), el general Prayuth ha subrayado que el pueblo tailandés no tiene nada que temer porque él mantenga sus competencias extraordinarias y que su objetivo es que el país avance "de forma más conveniente".

EL LÍDER GOLPISTA "APOYA LA DEMOCRACIA"

"No hablemos solo de libertad y democracia. Apoyo la democracia. Si no fuera democrático, vosotros no estarías junto a mí así", ha afirmado, en declaraciones a la prensa. "Si no habéis hecho nada mal, ¿Por qué tendríais que estar preocupados?", ha asegurado.

El general Prayuth ha explicado que ha "tenido" que recurrir al artículo 44 de la Carta Magna "para permitir a las autoridades que realicen rápidamente registros y detenciones sin tener que esperar a una orden judicial".

El líder de la junta militar, que recientemente amenazó con "ejecutar" a los periodistas que no digan "la verdad", ha anunciado que habrá entre cinco y seis iniciativas que se promulgarán aprovechando el artículo 44 de la Constitución.

Gracias a este artículo de la Carta Magna, el periodo máximo de detención militar sin cargos es de siete días, el mismo que con la ley marcial pero, transcurrido ese plazo, el detenido tiene que ser liberado o entregado a la Policía o la Fiscalía.

LOS CIVILES, JUZGADOS EN TRIBUNALES MILITARES

Este artículo constitucional también establece que los civiles que sean juzgados ante un tribunal militar tendrán derecho a presentar recursos en la justicia castrense. Asimismo, permite a la junta militar aprobar leyes sin que tengan que pasar por el Parlamento.

El abogado Anon Nampa, miembro de la asociación Abogados Tailandeses por los Derechos Humanos, ha mostrado su inquietud por la medida aprobada por el Gobierno y ha alertado de que sigue existiendo un conflicto de intereses por parte de la junta castrense que lidera el general Prayuth.

En este sentido, ha subrayado que los tribunales militares siguen la cadena de mando, que acaba en el Ministerio de Defensa y que no es realmente independiente, por tanto, toda vez que el ministro del ramo es el general Prawit Wongsuwan, 'número dos' del Consejo Nacional para la Paz y el Orden. "¿Por qué no se lleva a estas personas ante la justicia ordinaria si creen realmente que es lo mismo?", ha planteado Anon.

Además, Anon ha puesto en duda que la junta vaya a respetar ese límite de siete días como máximo en una detención sin cargos y ha advertido de que el general Prayuth puede ampliar este periodo gracias al mencionado artículo 44 de la Constitución interina de Tailandia.

Para leer más