Actualizado 15/07/2007 01:29 CET

Líbano.- Mueren dos soldados libaneses en los últimos enfrentamientos en Nahr el Bared

BEIRUT, 14 Jul. (EP/AP) -

Dos soldados libaneses perdieron hoy la vida después de que el Ejército reanudara el sábado sus bombardeos contra extremistas islámicos atrincherados en un campamento palestino, castigándoles con artillería y tanques, dijo un alto funcionario militar.

En respuesta, guerilleros del grupo Al Fatá al Islam dispararon al menos tres cohetes Katyusha contra una ciudad costera a unos cinco kilómetros (tres millas) del campamento, sin causar víctimas, dijo la Agencia Nacional de Noticias, perteneciente al Estado.

Más tarde el sábado, los milicianos dispararon otros tres cohetes que cayeron en campos de cultivo a unos 10 kilómetros del campamento, causando daños, pero no bajas.

Además, los milicianos emplearon lanzagranadas y ametralladoras contra posiciones del ejército alrededor del campamento sitiado.

Un soldado libanés murió en los choques del sábado y otro falleció a causa de las heridas recibidas el viernes, dijo el funcionario, quien pidió guardar el anonimato.

Las muertes del sábado elevaron a 96 el número de soldados fallecidos desde el estallido de los combates entre el Ejército y Al Fatá al Islam el 20 de mayo en el campamento de Nahr elBared, ubicado en las afueras de la ciudad portuaria de Trípoli.

Por la tarde, fuerzas del Ejército mataron a varios milicianos de Al Fatá al Islam al atacar sus escondites con fuego de artillería.

"Al Fatá al Islam sufrió fuertes bajas", dijo la agencia noticiosa. "Podían verse sus cadáveres en las calles del campamento y bajo escombros luego del feroz bombardeo de sus posiciones". Indicó el sábado que el Ejército estaba consiguiendo "importantes progresos" en los combates, al capturar numerosos edificios que los milicianos usaban como base para dispararle a las tropas.

El Ejército dijo además que había tomado el control de varios edificios que habían sido empleados por Al Fatá al Islam para dispararle a soldados y que estaba despejando minas y trampas de los inmuebles.

Los combates en Nahr el Bared continúan en momentos en que el país está inmerso en una grave crisis política que enfrenta al gobierno del primer ministro Fuad Saniora, que tiene el apoyo de la mayor parte de la comunidad internacional, y el movimiento islámico Hezbolá, aliado de Siria. Las partes se reunieron el sábado en Francia para tratar de salir del estancamiento político, que amenaza con dividir al país.

Miembros de los 14 principales partidos libaneses continuarán sus discusiones el domingo en un castillo en Celle Saint-Cloud, al suroeste del país, sin muchas esperanzas de que se consigan progresos.