Actualizado 28/06/2007 13:03 CET

Líbano.- La prensa libanesa considera difícil que Hezbolá "no estuviera avisado" del atentado contra la FINUL

BEIRUT, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El diario libaés 'The Daily Star' consideró hoy que es "difícil de aceptar" que el movimiento chií libanés "no estuviera avisado" que se estaba preparando un atentado contra el contingente español de la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (FINUL) en Jiyam, en el sur de Líbano, al tiempo que estimó que el ataque podría ser un "aviso" a la ONU para que no envíe observadores a la frontera con Siria para impedir el suministro de armas a Hezbolá.

"Entre las tropas de Naciones Unidas, los españoles tienen la reputación de ser los más enérgicos en la implementación de la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad", escribió hoy el jefe de opinión del diario, Michael Young.

A su juicio, el atentado --que el pasado domingo causó la muerte de seis soldados, tres españoles y tres colombianos, todos ellos de entre 18 y 21 años de edad-- refleja que el sur de Líbano "está a punto de convertirse en un nuevo Irak, con las tropas extranjeras transformadas en objetivos".

A juicio del analista, hubo dos probables motivos para el atentado, que aún no ha sido reivindicado. Por una parte, conseguir que las tropas de FINUL sean "más timoratas a la hora de patrullar en la zona fronteriza, de forma que, con las unidades del Ejército libanés movilizadas para combatir en (el campo de refugiados palestinos de) Nahr al Bared, quede más despejado el camino a Hezbolá para restaurar su infraestructura miliar al sur del río Litani".

"Con eso no se quiere decir que Hezbolá haya detonado el explosivo que causó la muerte de los soldados de la ONU, pero es muy difícil aceptar que el partido no estuviera avisado de lo que iba a suceder", prosiguió. "En opinión de Hezbolá, pese a todas sus declaraciones de solidaridad con la FINUL, la fuerza internacional y el Ejército libanés son graves obstáculos para proseguir con su 'resistencia' en el sur", añadió.

La otra causa posible del atentado, según el editorialista del diario, es servir de "aviso a la ONU para que no se plantee el envío de observadores a la frontera entre Siria y Línano para impedir el suministro de armas a Hezbolá". "Las autoridades sirias se han mostrado consistentemente en contra de este despliegue", añadió.

CONDENAS DE LOS PARTIDOS

El bloque parlamentario de Hezbolá reiteró ayer su condena del atentado, que consideró "un ataque contra el sur y contra Líbano". Asimismo, según el diario libanés 'L'Orient-Le Jour', el bloque de Hezbolá insistió en la necesidad de que se descubra a los autores del atentado y se pronunció a favor de que "continúe el papel de la FINUL en la protección de la seguridad y la estabilidad en el sur de Líbano".

La otra gran formación chií libanesa, la organización prosiria Amal, expresó ayer sus condolencias a la Embajada de España y afirmó que el objetivo del atentado eran "los habitantes del sur, que quieren la paz y la estabilidad y que han mantenido las mejores relaciones con los soldados de la FINUL".

El líder del Bloque Nacional --partido conservador que defiende una política de reparto de fuerzas entre musulmanes y cristianos y la exclusión de los militares de la política--, Carlos Eddé, calificó el ataque de "peligroso" afirmó que se debe "situar en el marco de las amenazas proferidas a la FINUL por ciertos elemntos del régimen sirio y algunos de sus aliados en Líbano.

Según 'L'Orient-Le Jour', el mando de la FINUL ha reforzado las medidas de seguridad en los alrededores de su cuartel general en Naqura (sur) y las patrullas conjuntas de la ONU y del Ejército libanés están peinando el sector oeste a la largo de la 'Línea Azul' que sirve de frontera con Israel. Asimismo, según el rotativo, el próximo sábado 30 de junio se celebrará una misa por el reposo de los soldados del contingente español en la iglesia de Saint-Maron de Gemmayzé, en Beirut.