Malaui ordena a la Policía que dispare contra aquellos que ataquen a los albinos

Publicado 09/04/2015 5:01:21CET

LILONGÜE, 9 Abr. (Reuters/EP) -

La Policía de Malaui se encuentra bajo orden de disparar contra cualquiera que ataque a los albinos, en un último intento del Gobierno de este país africano para acabar con una creciente ola de violencia contra los albinos en África oriental, donde las partes del cuerpo de estas personas son muy apreciadas en los rituales de magia negra.

Al menos quince personas con albinismo, en su mayoría niños, han sido asesinados, heridos o secuestrados en el este de África en los últimos seis meses, con un marcado incremento en Malaui, Tanzania y Burundi, según las Naciones Unidas.

Funcionarios de la ONU denunciaron que al menos seis ataques contra los albinos fueron registrado en Malaui en las primeras diez semanas de 2015, en comparación con los cuatro incidentes que tuvieron lugar en los dos años anteriores.

Tanzania, por su parte, ha prohibido los rituales de los brujos para tratar de detener el comercio de partes del cuerpo utilizadas en hechizos y encantos que dicen traer suerte, amor y riqueza, mientras que en Burundi se está tratando de salvaguardar a los albinos acomodándoles en viviendas con protección policial.

La última orden en este sentido proviene del inspector general de la Policía de Malaui, Lexten Kachama, quien ha ordenado a la Policía que dispare contra cualquier "criminal peligroso" que trate de secuestrar a los albinos, según han informado los medios locales.

"Disparar a todos los criminales violentos que sean sorprendidos 'in fraganti' secuestrando a personas con albinismo", ha apostillado Kachama, quien insiste en que esta decisión de responder con el uso de armas es "proporcional" al delito que se comete.

"No podemos quedarnos parados mientras nuestros amigos con albinismo son asesinados como animales todos los días", ha sentenciado el jefe policial.

El primer ministro de Tanzania, Mizengo Pinda, hizo en el año 2009 una declaración similar, cuando instó a los ciudadanos a matar a quienes viesen transportando miembros u órganos de albinos, que después son vendidos a brujos para llevar a cabo rituales de magia negra.

Para leer más