Matrimonio infantil en Tanzania: las historias de Joyce y Mbusiro

Actualizado 25/10/2019 17:45:53 CET
Niñas contra el matrimonio infantil en Tanzania
Niñas contra el matrimonio infantil en Tanzania - PLAN INTERNATIONAL - Archivo 

MADRID, 25 Oct. (Por Plan International) -

Tanzania tiene una de las tasas más altas de matrimonio infantil del mundo. En promedio, una de cada tres niñas se casa antes de cumplir los 18 años. En algunas zonas, las niñas se casan a los 11 años. Además, es uno de los países del mundo con mayor número de niñas casadas; ocupando el puesto número 11 en el ranking mundial.

El martes fue un día histórico para los derechos de las niñas en Tanzania ya que el Tribunal Supremo anuló la apelación del Gobierno que pretendía revocar el histórico fallo de esta misma corte de 2016, por el que se prohibía el matrimonio de niños y niñas menores de 18 años. En una medida muy controvertida, el Ejecutivo había apelado contra el aumento de la edad mínima para contraer matrimonio de 14 a 18 años, específicamente para las niñas.

Según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud de Tanzania de 2015-2016, dos de cada cinco niñas se casan antes de cumplir 18 años, lo que supone una cifra de un 37 por ciento en todo el país.

Como parte de la campaña de Plan International para decir 'no' al matrimonio infantil, dos mujeres tanzanas, Joyce y Mbusiro, comparten sus historias y percepciones como niñas que se vieron obligadas a casarse con hombres que ni siquiera conocían y que no quieren, bajo ningún concepto, que sus hijas tengan que pasar por lo mismo que ellas.

Plan Internacional

JOYCE, 25 AÑOS

"Si mis hijas no van a la escuela secundaria, me gustaría ayudarlas a encontrar otras actividades a las que pudieran dedicarse en lugar de casarse. Quiero que mis hijos e hijas tengan una buena vida. Yo me casé a los 15 años con un hombre que me doblaba la edad. No lo conocía antes de que me lo propusiera.

Di a luz a mi primer hijo cuando tenía 16 años, pero el bebé murió. Mi cuerpo no estaba preparado para el parto. Después de perder al primer bebé, tuve otro hijo, un varón, cuando tenía 18 años. Ahora también tengo dos hijas.

No tuve la oportunidad de ir a la escuela secundaria. Lamento no haber regresado. Me hubiera gustado ser enfermera o profesora. Si mis hijas no van a la escuela secundaria, me gustaría encontrarles actividades para hacer en lugar de casarse. Quiero que mis hijos e hijas tengan una buena vida".

Plan Internacional

MBUSIRO, 20 AÑOS

"No quería casarme, lo decidieron mis padres. Estoy tratando de que mis hijas vayan a la escuela para que no se casen jóvenes. Me casé cuando tenía 14 años. Mi marido era un vecino. Tenía casi 40 años.
No quería casarme, decidieron mis padres. Quería ir a la escuela y ser maestra.

Tuve mi primer hijo a los 15 años. Ahora tengo tres hijas y estoy embarazada de nueve meses. Estoy tratando de que mis hijas vayan a la escuela para que no se casen jóvenes".

Tanto Joyce como Mbusiro han participado en un programa de Plan International, en colaboración con el Children's Dignity Forum (CDF).

Una parte fundamental del programa consiste en impartir formación profesional a las niñas y las jóvenes. Al fortalecer su independencia económica, pueden acceder a un trabajo decente y a un ingreso, lo que les otorga un mayor poder de decisión sobre sus vidas.

Además, al empoderar a las niñas y las mujeres de esta manera, y alentar a comunidades enteras a responder de forma negativa ante estas prácticas tradicionales dañinas, se pueden reducir los casos de mutilación genital femenina y de matrimonios infantiles.

QUÉ ES EL MATRIMONIO INFANTIL Y CUÁLES SON SUS CONSECUENCIAS

El matrimonio infantil es una práctica tradicional que se lleva a cabo en numerosos países y que supone una grave violación de los derechos de los niños y las niñas, impide la libertad física de la persona, así como su capacidad de decidir su futuro por sí misma.

Sus consecuencias, que afectan especialmente a las niñas, son físicas, psicológicas y emocionales, sociales y económicas. Las niñas casadas en la infancia tienen pocas probabilidades de asistir a la escuela, con frecuencia se las trata como mujeres adultas y generalmente deben cargar con las funciones y responsabilidades de los adultos, sin que importe su edad.

Para leer más