Meloni subraya su apoyo a la UE y la OTAN y lanza un aviso a quienes quieren "vigilar" su gestión

Giorgia Meloni, primera ministra de Italia, habla ante la Cámara de Diputados
Giorgia Meloni, primera ministra de Italia, habla ante la Cámara de Diputados - Lapresse / Roberto Monaldo/LaPre / DPA
Actualizado: martes, 25 octubre 2022 13:19

Alega ante los diputados que no tiene "simpatías" por el fascismo

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

La primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, ha subrayado que su Gobierno seguirá siendo un socio fiable dentro de la UE y de la OTAN y ha instado a quienes quieren "vigilar" su gestión desde fuera que ni las autoridades ni la población italianas tienen que recibir "lecciones" de nadie.

La política exterior del nuevo Ejecutivo ha sido motivo de debate antes de que haya arrancado siquiera a andar a raíz de las confesiones prorrusas del líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, una de las tres patas sobre las que se sustenta la coalición. Antonio Tajani, número dos de esta formación, ejerce de ministro de Exteriores.

Sin embargo, tal como hiciese tras la difusión de las declaraciones de Berlusconi, Meloni ha reivindicado en su primer discurso ante el Parlamento, previo a la votación de una cuestión de confianza, que será leal con la OTAN y también con la UE, independientemente de que reclame reformas para mejorar en eficacia.

Quiere que Italia, como "nación fundadora", se reivindique dentro del bloque, no para "frenar" o "sabotear" la integración, sino para garantizar su funcionamiento frente a las crisis y adoptar un enfoque "más cercano" tanto a los ciudadanos como a las empresas.

MENSAJES FRENTE A INJERENCIAS

"En los últimos días, algunos han dicho que quieren vigilar a nuestro país. Diría que pueden dedicar su tiempo a otras cosas", ha avisado, en una aparente réplica a pronunciamientos como los realizados por el Gobierno francés, que expresó públicamente cierto recelo tras el ascenso ultraderechista en Italia.

"En esta sala hay fuerzas de oposición capaces de que su voz se oiga sin ayuda externa, espero", ha añadido la líder de Hermanos de Italia, antes de sugerir que cualquier crítica externa sería una "falta de respeto" a todo el país. "No a mí ni a mi Gobierno", ha apostillado, según la agencia AdnKronos.

Meloni, curtida en su juventud en el neofascismo político, ha declarado que no tiene "simpatía" o "cercanía" algunas hacia regímenes autoritarios, "incluido el fascismo". No oculta, sin embargo, una hoja de ruta marcadamente conservadora, en aspectos tales como la familia o la inmigración.

En relación a este último punto, ha prometido trabajar para contener el tráfico de seres humanos en el Mediterráneo, lo que abre la puerta a nuevos bloqueos de barcos de las ONG. Meloni ha negado que ponga en duda el derecho de asilo, pero quiere reformular el actual sistema y externalizar los controles de los potenciales refugiados.

EL FIN DE LA "ANOMALÍA" ITALIANA

Meloni ha agradecido el apoyo del pueblo italiano en las elecciones del 25 de septiembre, gracias al cual se ha convertido en la primera mujer en presidir un Gobierno en Italia. La mandataria ha sido interrumpida con aplausos tras repasar una lista de mujeres con relevancia histórica.

También ha celebrado que Italia ponga fin a la "gran anomalía" que ha supuesto encadenar gobiernos que no surgieron de las urnas. Ahora, arranca "un gobierno político que representa plenamente la voluntad popular", ha enfatizado Meloni, escoltada en su discurso por Tajani y por el otro viceprimer ministro, Matteo Salvini, líder de la Liga.

El Gobierno, que tomó posesión el fin de semana, está obligado a someterse a sendas cuestiones de confianza en la Cámara de Diputados y en el Senado, sin que su supervivencia esté en riesgo.

Leer más acerca de: