Al menos once muertos y más de 100.000 evacuados por las lluvias del monzón en Birmania

Inundaciones por el monzón en Birmania
REUTERS / STRINGER .
Publicado 30/07/2018 15:34:23CET

RANGÚN, 30 Jul. (Reuters/EP) -

Al menos once personas han muerto y más de 100.000 han tenido que ser evacuadas a causa de las lluvias torrenciales provocadas por el monzón en Birmania, de acuerdo con el balance de víctimas difundido este lunes por las autoridades locales.

Nway Nway Soe, del departamento de gestión de desastres, ha indicado que once personas han muerto, incluidos tres soldados que fallecieron el fin de semana mientras ayudaban en las tareas de búsqueda y rescate de desaparecidos y tres personas que se han ahogado este lunes en el estado meridional de Mon.

"Más de 119.000 están actualmente desplazadas", ha apuntado. El Gobierno ha pedido a la gente que abandone las zonas bajas y acuda a los albergues habilitados. "Estamos dando arroz y otras raciones secas como noodles y pescado enlatado", ha dicho la funcionaria de gestión de desastres.

La Sociedad Birmana de Cruz Roja ha enviado trabajadores para ayudar a las personas atrapadas a huir en pequeñas embarcaciones en lugar de ferris. "Intentamos rescatarles en función de la situación del lugar donde se encuentren", ha dicho Ye Wint Aung, subdirector de comunicaciones de la organización humanitaria.

Naciones Unidas también "ha movilizado a sus socios, recursos y capacidad para ofrecer apoyo a la asistencia que se está dando a las víctimas de las inundaciones por parte del Gobierno de Birmania", ha indicado el coordinador humanitario de la ONU en el país, Knut Ostby.

Las intensas precipitaciones han afectado al sur, el centro y el este de Birmania tumbando puentes, destrozando carreteras y anegando cultivos.

"Estamos intentando aumentar la concienciación entre la gente que cree que las inundaciones podrían remitir en tres o cuatro días para que sean más cautos", ha dicho el ministro de Bienestar Social, Win Myat Aye.

Birmania sufrió su peor monzón en una década en 2015. Entonces, unas cien personas murieron y más de 330.000 desplazadas.