Actualizado 13/08/2018 14:03 CET

Miles de personas asisten al funeral de las víctimas de los ataques aéreos en Sadá

Niños se manifiestan frente a la sede de la ONU en Sadá por los ataques aéreos
REUTERS / KHALED ABDULLAH

SADÁ, 13 Ago. (Reuters/EP) -

Miles de personas se han reunido este lunes en la ciudad de Sadá, en el norte de Yemen, para asistir al funeral de las 51 personas, incluidos 40 niños, que murieron a causa de una serie de ataques aéreos realizados el pasado jueves por la coalición internacional que lidera Arabia Saudí.

Coches con el emblema de los rebeldes huthis han transportado los cadáveres de desde el hospital hasta la plaza donde se han congregado los vecinos de Sadá para partir juntos hacia el lugar donde en los últimos días han sido excavadas las tumbas para las víctimas de esta ola de bombardeos.

Al mismo tiempo, decenas de niños se han manifestado frente a las oficinas de Naciones Unidas en Sadá para protestar por los ataques aéreos de la coalición internacional, que a lo largo de estos años, no solo en la acción de la semana pasada, se han cebado con los niños, de acuerdo con datos de Naciones Unidas.

"Mi hijo iba al mercado para hacer unos recados, (...) fue alcanzado por la metralla y murió", ha contado a Reuters Fares al Razhi, de camino al funeral de su hijo de 14 años. "Por mi hijo, prometo venganza", ha añadido.

El jefe del Comité Revolucionario de los huthis, Mohamed Alí al Huthi, que ha participado en las honras fúnebres, ha acusado también a Estados Unidos, aliado estratégico de Arabia Saudí.

La comunidad internacional, incluido el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, ha reclamado a la alianza árabe, que lucha junto al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi para derrotar a los huthis, apoyados por Irán, que lleve a cabo una investigación de lo ocurrido.

En un principio, Riad y sus socios defendieron que se trataba de una "acción militar legítima" porque tenía como objetivo las plataformas desde las que los huthis lanzan sus misiles, algunos en dirección a Arabia Saudí. El bombardeo sobre Sadá, explicaron, es la respuesta a un proyectil lanzado el pasado miércoles sobre la ciudad saudí de Jizan.

Posteriormente, la coalición internacional anunció en un comunicado publicado por la agencia de noticias oficial de Arabia Saudí, SPA, que "está firmemente comprometida a investigar todas las quejas relativas a errores o violaciones del Derecho Internacional para sancionar a quienes hayan causado estos incidentes y proporcionar asistencia a las víctimas".

Sin embargo, el sábado emitió otro comunicado por SPA en el que informó de que ha enviado un mensaje al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, reiterando que la acción militar fue "legítima" y culpando a los huthis por "reclutar y entrenar a niños y jóvenes".

Entretanto, el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, ha convocado una nueva ronda de contactos con las partes para el 6 de septiembre en Ginebra con la intención de pactar un acuerdo de desarme y gobernanza que permita avanzar hacia negociaciones directas de paz.

Para leer más