Mueren al menos cinco palestinos por ataques israelíes, mientras Olmert promete una "guerra" contra los milicianos

Actualizado 18/01/2008 0:44:55 CET

CIUDAD DE GAZA, 17 Ene. (Reuters/EP) -

Al menos cinco palestinos murieron hoy por ataques aéreos israelíes en la Franja de Gaza, el mismo día en que el primer ministro de Israel, Ehud Olmert, prometió emprender una "guerra" para detener el lanzamiento de cohetes contra el Estado hebreo.

La escalada de la violencia en la Franja llevó a los líderes palestinos a advertir de que las renovadas conversaciones de paz --animadas por el presidente estadounidense, George W. Bush, durante su visita a la zona la semana pasada-- estaban en peligro.

Según fuentes médicas palestinas, el último ataque aéreo israelí contra un coche hoy dejó al menos tres muertos: un miliciano de la Yihad Islámica, así como una mujer y su hijo que montaban un carro tirado por un burro.

Otro ataque aéreo realizado horas antes en el norte de la Franja de Gaza mató a un líder de la milicia Comité de Resistencia Popular, Raed Abu al Foul, y a su mujer. Un portavoz del Ejército israelí informó de que este ataque alcanzó un coche en el que viajaban operativos de la Yihad Islámica implicados en la fabricación de cohetes.

Según el Ejército, el segundo ataque, que causó tres muertos, estaba dirigido contra un grupo de milicianos que acababan de disparar cohetes contra el sur de Israel. Además, apuntaron que los militares están comprobando las informaciones que apuntan que hubo civiles entre los muertos.

Los dos ataques de hoy estaban dirigidos contra vehículos localizados en la localidad de Beit Lahiya, en el norte de la Franja de Gaza.

Mientras, grupos milicianos palestinos han lanzado cerca de 100 cohetes contra el sur de Israel en los últimos dos días, después de la muerte de al menos 18 palestinos en uno de los enfrentamientos más graves de los últimos meses en la Franja.

ADVERTENCIA DE OLMERT

"En el sur está en curso una guerra, cada día, cada noche", afirmó Olmert en un discurso pronunciado en Tel Aviv. "No podemos y no toleraremos estos disparos incesantes contra ciudadanos israelíes (...) así que seguiremos operando, con sabiduría y audacia, con la máxima precisión que nos permitirá alcanzar a aquellos que quieren atacarnos", explicó el primer ministro.

"Los más osados y valientes de nuestros soldados y miembros de los servicios de seguridad están participando (...) esta guerra no cesará", aseguró, prediciendo que la presión militar israelí forzará la interrupción de los disparos de cohetes.