Publicado 03/03/2021 11:03CET

Nuevas protestas en Líbano ante una histórica caída de la libra y el ahondamiento de la crisis económica

Manifestaciones en la ciudad de Trípoli, en el norte de Líbano, contra las restricciones por el coronavirus en medio de la crisis económica
Manifestaciones en la ciudad de Trípoli, en el norte de Líbano, contra las restricciones por el coronavirus en medio de la crisis económica - Marwan Naamani/dpa

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

Varias ciudades de Líbano, incluida la capital, Beirut, han sido escenario de nuevas protestas desde el martes a causa de una nueva caída de la libra frente al dólar en el mercado negro, un signo de la profundización de la crisis ante la falta de acuerdo para formar el nuevo Ejecutivo.

"No tenemos nada más que perder, porque lo hemos perdido todo", corearon los manifestantes en varias movilizaciones, que estallaron después de que el dólar haya rozado las 10.000 libras en el mercado negro, un récord histórico que contrasta con el cambio oficial a poco más de 1.500 libras.

Las protestas tuvieron lugar en Beirut, Trípoli --escenario de disturbios en enero en protestas por el impacto económico de las restricciones frente al coronavirus--, Nabatiye y Sidón, entre otras ciudades, según ha informado el diario 'L'Orient le Jour'.

Los manifestantes bloquearon varias calles en el centro de Beirut, donde se oyeron nuevamente eslóganes como 'El pueblo quiere la caída del régimen', coreado en el marco de la conocida como 'Primavera Árabe'.

"No tenemos electricidad desde hace dos semanas, el dólar está a 10.000 libras y no hay trabajo para los libaneses", denunció un manifestante. "Entramos al mercado con 100.000 libras y salimos con una deuda de 200.000 libras", lamentó.

Líbano, que afronta su peor crisis económica desde la guerra civil (1975-1990), se halla con un Gobierno en funciones desde agosto a raíz de la dimisión de Hasán Diab días después de las explosiones del 4 de agosto en el puerto de Beirut, que dejaron más de 200 muertos y 7.000 heridos.

Tras ello, el ex primer ministro Saad Hariri fue designado para la tarea de formar un Ejecutivo en octubre de 2020, cerca de un año después de dimitir del cargo en medio de otra oleada de movilizaciones populares contra su Gobierno.

Sin embargo, sus esfuerzos han logrado escasos avances ante un bloqueo político y sus diferencias con el presidente, Michel Aoun. Durante los últimos meses ambos políticos han intercambiado acusaciones y reproches por la situación y el ahondamiento de la crisis, recrudecida por la pandemia de coronavirus.

Para leer más