Actualizado 28/08/2015 14:37 CET

La OIM denuncia que la valla que construye Hungría beneficia a los traficantes y perjudica a los refugiados

Refugiados sirios cruzan la valla en la frontera con Hungría
BERNADETT SZABO / REUTERS

GINEBRA, 28 Ago. (Reuters/EP) -

Hungría está exacerbando el problema del tráfico de personas con su plan de construir una valla para restringir el flujo de inmigrantes y refugiados que entran al país, ha advertido este viernes la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Este país, que forma parte del espacio sin fronteras Schengen, está construyendo una valla de 3,5 metros de altitud a lo largo de sus 175 kilómetros de frontera con Serbia, adoptando una posición dura en lo que el primer ministro, Viktor Orban, ha dicho que es una amenaza para la seguridad, la prosperidad y la identidad europea.

Según la OIM, entre 1.500 y 2.000 personas toman cada día la ruta a través de Grecia, Macedonia y Serbia hacia Hungría y existe una "posibilidad real" de que el flujo aumente hasta los 3.000 diarios.

"Nuestro punto de vista sobre la construcción de la valla es que es un subsidio indirecto a los traficantes. Si se crea una barrera, simplemente cobrarán a las personas a las que transportan más dinero para evitar esa barrera", ha subrayado en Ginebra el portavoz de la OIM, Joel Millman.

"Los países hacen esto todo el tiempo para agradar a su electorado nacional: parece duro, parece proactivo, parece que estás tomándote en serio las preocupaciones de la gente de que hay demasiados inmigrantes. Así que construyen una valla. Tenemos décadas de experiencia para demostrar que eso no ha detenido el problema como ellos lo perciben", ha añadido.

En un ejemplo de los trágicos costes humanos que el tráfico a gran escala de inmigrantes y refugiados hacia Europa, la Policía austríaca encontró a 71 refugiados muertos, incluidos cuatro niños, en un camión aparcado en una carretera este jueves. La Policía húngara ha detenido a cuatro personas este viernes en relación con el caso.

Magdelena Majkowska-Tomkin, una responsable de la oficina de la OIM en Hungría, ha señalado que las personas que viajaban en el camión llegaron a través de la ruta de los Balcanes Occidentales y habían llegado a la supuestamente zona segura de Schengen.

"Recurrieron a traficantes ya que ningún otro medio de transporte, como trenes o autobuses, estaba disponible para ellos, ya que rutinariamente se les baja de trenes y autobuses con destino a Austria y Alemania desde Hungría", ha indicado.

Para leer más