Las ONG piden ayuda para los agricultores filipinos golpeados por el tifón 'Mangkhut'

Motoristas tras el paso del tifón Mangkhut por Filipinas
REUTERS / ERIK DE CASTRO
Publicado 24/09/2018 12:37:01CET

KUALA LUMPUR, 24 Sep. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

La destrucción de cosechas por el potente tifón 'Mangkhut' hundirá a los filipinos aún más en la pobreza y prolongará los esfuerzos de recuperación, han advertido las organizaciones humanitarias, que han pedido más ayuda para los agricultores.

El paso del tifón la semana pasada por el norte de Filipinas destruyó viviendas y provocó corrimientos de tierra que dejaron decenas de muertos. La tormenta golpeó una zona agrícola de la isla de Luzón e inundó otras regiones agrícolas también, provocando pérdidas por al menos 177 millones de dólares en daños a las cosechas de arroz y maíz, según las autoridades.

"Está muy claro que lo que se necesita es la recuperación de los medios de vida, porque las inundaciones y corrimientos de tierra han afectado realmente las cosechas", ha subrayado la jefa de Oxfam en Filipinas, Maria Rosario Felizco.

Según Felizco, cuya ONG ha estado distribuyendo agua potable y prevé ofrecer ayuda en efectivo a las comunidades locales, muchos residentes apenas se han recuperado de otro fuerte tifón registrado en 2016.

La responsable ha advertido de que las víctimas podrían tener que recurrir a pedir préstamos a tipos de interés desorbitados o migrar a las ciudades para encontrar empleo, lo que les dejaría vulnerables al tráfico de personas.

"Una vez entran en el ciclo de la deuda, es incluso más duro para ellos recuperarse", ha subrayado en declaraciones a Thomson Reuters Foundation. "Para empezar ya eran pobres y dado que son pobres, tamién son muy vulnerables a los desastres. Cuando uno golpea, les hace caer aún más en ese ciclo de pobreza", ha lamentado.

Filipinas, uno de los mayores importadores de arroz del mundo, ha estado bajo presión para que incremente su stock de grano incluso antes del tifón.

"Nos preocupa cómo las familias van a sobrevivir en las próximas semanas y meses", ha reconocido por su parte el presidente de la Cruz Roja Filipina, Richard Gordon, en un comunicado. "Sus ingresos de la agricultura y la pesca se verán drásticamente reducidos, lo que hará prácticamente imposible para las familias de bajos ingresos reparar sus viviendas o incluso alimentarse", ha alertado.