La ONU advierte de que Sri Lanka está tomando "el camino del autoritarismo"

Actualizado 17/12/2013 20:53:06 CET

COLOMBO, 31 Ago. (Reuters/EP) -

La máxima responsable de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay, ha advertido de que Sri Lanka está tomando "el camino del autoritarismo" cuatro después de una guerra civil cuyas secuelas todavía sufre la población.

Pillay declaró que "la pelea ha terminado, pero el sufrimiento no" durante una conferencia de prensa con motivo del punto y final de la misión de observación encargada de evaluar los progresos del país tras la cruenta guerra que terminó en 2009 con una de las mayores matanzas del siglo XXI.

"Me preocupa enormemente que este país, a pesar de todas las oportunidades que ha tenido para construir un estado vibrante, capaz de integrar a todos, parece apuntar a una vía cada vez más autoritaria", declaró Pillay tras visitar el norte de Sri Lanka, escenario de la ofensiva final del Ejército contra los rebeldes tamiles que terminó arrasando un corredor humanitario repleto de desplazados.

Si bien nunca se ha divulgado una cifra oficial de muertos --el total desde el inicio del conflicto en 1982 podría ascender a 100.000 fallecidos y antiguos miembros de la ONU apuntan que 40.000 personas murieron en los últimos días de la guerra-- Naciones Unidas cuenta con "informaciones creíbles" de que ambos bandos fueron responsables de atrocidades y crímenes de guerra.

Por este motivo, la visita de Pillay (nacida en Sudáfrica pero de origen indio tamil) ha suscitado controversia. El propio presidente del país, Mahinda Rajapaksa, informó a Pillay de que parte de la población considera que la ONU es una organización llena de prejuicios y que el informe que prepara ya ha dañado la imagen del país.

En respuesta, Pillay insistió en la necesidad de garantizar "la reconciliación, la paz duradera y la dignidad" a través de un proceso que debe ir mucho más allá qeu el de la mera reconstrucción de las infraestructuras. Además, declaró su preocupación "ante el grado en que los militares parecen estar cada vez más involucrados en actividades civiles como la educación, la agricultura e incluso el turismo".