Actualizado 01/07/2007 23:06 CET

O.Próximo.- Human Rights Watch condena los ataques palestinos con cohetes y la respuesta militar israelí

JERUSALÉN, 1 Jul. (EP/AP) -

El lanzamiento de cohetes palestinos hacia poblaciones israelíes y los ataques israelíes contra lugares situados cerca de zonas pobladas en el norte de Gaza constituyen graves crímenes de guerra, según un informe de la organización Human Rights Watch publicado hoy.

El informe abarca el periodo entre septiembre del 2005 y mayo del 2007, durante el cual cuatro israelíes y al menos 61 palestinos murieron, y unas 370 personas --en su mayoría palestinas-- resultaron heridas.

Grupos armados palestinos y soldados israelíes han mostrado "una consideración insuficiente por la vida humana", señaló el organismo de derechos humanos, en su informe de 146 páginas.

Los palestinos señalan que los ataques contra los civiles constituyen una represalia por las acciones israelíes, pero ello no representa una justificación válida, según Human Rights Watch. "Las represalias contra los civiles son siempre ilegales", señaló el reporte.

Las víctimas aumentaron también considerablemente después de que Israel supuestamente redujo la zona de seguridad contemplada entre blancos de artillería y áreas civiles, e intensificó los ataques en abril del 2006, después de que el Movimiento de Resistencia islámica, Hamás, asumiera el control de la Autoridad Palestina gracias a su victoria en las pasadas legislativas, según señala el documento.

"Los abusos del 'ojo por ojo' no pueden justificarse al argumentar que la otra parte violó primero la ley: las reglas de la guerra buscan proteger de daños a las víctimas, cualquiera que sea la razón", dijo Joe Stork, subdirector de la división del organismo para Oriente Próximo. "De lo contrario, el ciclo de la violencia se sale de control, como ocurrió en Gaza e Israel".

Los militares israelíes objetaron que el reporte compare los ataques palestinos con cohetes, lanzados deliberadamente para causar bajas civiles en Israel, y el fuego de los militares israelíes "empleado como defensa contra esos mismos ataques y dirigido contra blancos militares legítimos".

Saeb Erekat, colaborador cercano del presidente palestino Mahmud Abbas, dijo también que no se puede medir con los mismos parámetros a ambas partes.

"No puedo aceptar la comparación entre Israel, como el ocupador, y los palestinos, como el pueblo ocupado", dijo Erekat. "Queremos detener los cohetes, pero no podemos comparar lo que hacen los palestinos con lo que Israel está haciendo en Gaza y Cisjordania".