Actualizado 16/06/2007 12:50 CET

O.Próximo.- El nuevo primer ministro palestino nombrará hoy su Gobierno de emergencia

RAMALA, 16 Jun. (EP/AP) -

El recién elegido primer ministro palestino, Salam Fayyad, intentará hoy improvisar un Gobierno de emergencia, después de que el presidente palestino, Mahmud Abbas, disolviera el jueves el Ejecutivo de unidad nacional, tras la toma de la Franja de Gaza por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás).

Fayyad, un economista internacionalmente respetado, tiene previsto anunciar hoy la formación de un pequeño Gabinete que podría incluir ministros de la Franja de Gaza, en un intento de representar a todos los palestinos, informaron las autoridades.

Hamás consiguió hacerse con el control de toda la Franja de Gaza, tras expulsar a los hombres de Al Fatá de todas las instituciones de la seguridad, en cinco días de enfrentamientos sen los que han muerto decenas de personas. Abbas permanece en Cisjordania, donde Al Fatá es mucho más fuerte que Hamás.

Un ayudante del presidente, Nabil Amr, dijo que el Gobierno de Fayyad debería constar principalmente de tecnócratas independientes, con muchas menos carteras que el Gobierno depuesto, que tenía un total de Ministerios. "La mayoría de ellos serán independientes. Será un Gobierno pequeño, de 10 o 12 ministros", explicó.

A pesar de que Fayyad está encontrándose con problemas para formar el Gabinete, espera poder completar la tarea hoy, según fuentes palestinas. Entre los nombres que se barajan se encuentran Nasir al Kidwua o Ziad Abu Amr para la cartera de Asuntos Exteriores. Ambos ya han estado al frente de la diplomacia palestina en el pasado. Además, el periodista Hani Masri es un candidato para el Ministerio de Información y al menos dos residentes de Gaza, Salah Abdel Shafi y Saadi Koronz, también podrían formar parte de este Gobierno.

Mientras, Hamás ha declarado que este Gobierno es ilegal. Abbas no ha dicho cuánto tiempo estará este Gobierno en el poder, aunque ha señalado que se celebrarán elecciones cuando las condiciones lo permitan.

Su principal objetivo será acabar con las sanciones económicas impuestas por la comunidad internacional al Gobierno palestino tras la victoria electoral de Hamás en enero de 2006 y que han profundizado aún más las duras condiciones a las que se enfrenta la población de los territorios.