Paraguay convoca al embajador de Reino Unido por un 'tweet' sobre la matanza de Curuguaty

Publicado 30/07/2018 21:25:17CET

MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Paraguay, Eladio Loizaga, ha convocado este lunes al embajador de Reino Unido en Asunción, Mathew Hedges, para expresarle su enfado por un 'tweet' del diplomático británico sobre el juicio por la matanza de Curuguaty.

Hedges publicó el sábado en su cuenta oficial de Twitter una fotografía de uno de los once campesinos cuyas condenas como responsables de la muerte de otros once campesinos y seis policías en un desalojo forzoso llevado a cabo en 2012 en Curuguaty han sido anuladas por el Tribunal Supremo. "Qué linda sonrisa de libertad", escribió.

Loizaga ha convocado a Hedges y se ha reunido con él este lunes para trasladarle una queja. "Me explicó la postura del Gobierno y entiendo perfectamente", ha dicho el embajador a la prensa a la salida del encuentro. Hedges ha indicado que solo trataba de reflejar "un momento humano". "Es una diplomacia 2.0, una diplomacia moderna", ha añadido.

Sin embargo, Loizaga no ha quedado satisfecho. "En la vida de un diplomático hay una línea muy fina en la que uno tiene que saber hasta dónde puede llegar (...) cuando se trata de cuestiones internas", ha considerado, recordando que este "es un tema sensible" en Paraguay. "No estoy del todo satisfecho", ha confesado, según informa 'Última Hora'.

Los hechos se remontan al 15 de junio de 2012, cuando agentes de Policía irrumpieron en una finca en disputa para echar por la fuerza a los campesinos. Se produjo un fuerte enfrentamiento en el que murieron once campesinos y seis policías.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha celebrado la decisión del Tribunal Supremo de dejar en libertad a estos once campesinos, si bien ha recordado que la Justicia paraguaya aún no ha encontrado a los responsables de la muerte de 17 personas.

La matanza de Curuguaty fue el detonante del juicio político ('impeachment') celebrado contra el entonces presidente paraguayo, Fernando Lugo, por dejación de sus funciones, que acabó con su destitución en lo que todavía hoy el líder izquierdista tacha de golpe de Estado.