El Parlamento de Egipto retira las penas de cárcel de una ley que controla las operaciones de las ONG

Publicado 16/07/2019 4:12:59CET

EL CAIRO, 16 Jul. (Reuters/EP) -

El Parlamento de Egipto ha retirado este lunes las penas de cárcel de una ley que controla las operaciones de organizaciones no gubernamentales, pero los grupos defensores de derechos han rechazado los cambios ya que los consideran insuficientes.

La ley aprobada en 2017, que los parlamentarios justifican para proteger la seguridad nacional de la intervención de las ONG financiadas con fondos extranjeros, restringió la actividad de las organizaciones benéficas para el desarrollo y el trabajo social, con penas de hasta cinco años de cárcel.

Los activistas lo consideraron como un intento de bloquear el trabajo humanitario y que la ley contribuyó a la decisión del Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, de congelar millones de dólares en ayuda militar a Egipto durante casi un año.

La nueva legislación, aprobada este lunes por el Parlamento, elimina la pena de cárcel y la reemplaza con multas de entre 200.00 y un millón de libras egipcias (entre 10.723 y 53.617 euros).

Además de acabar con las penas de cárcel, los cambios, que aún deben ser ratificados por el presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, permiten a las ONGs recibir dinero de Egipto o del extranjero, siempre y cuando se deposite en una cuenta bancaria en un plazo de 30 días. Además, el Gobierno tiene 60 días para rechazar la validez de los pagos.

Aunque la nueva ley estaba destinada a responder a las críticas, 10 grupos defensores de derechos egipcios e internacionales afirmaron la semana pasada que los cambios no eran suficientes y han señalado que otras leyes que imponen controles estrictos a las ONG y la sociedad civil también necesitan ser reformadas.

En 2013, 43 estadounidenses, europeos, egipcios y otros árabes fueron condenados a cárcel por cargos que incluían trabajar en ONG sin la aprobación necesaria. La mayoría fueron absueltos el años pasado.

"El nuevo proyecto de ley no es más que una recomercialización de la ley represiva que contiene una actitud hostil hacia grupos de la sociedad civil", han indicado los 10 grupos en un comunicado.

"El objetivo es calmar a la opinión pública internacional, pero los cambios no están en línea con la Constitución o las obligaciones internacionales de Egipto", ha indicado Mohamed Zaree, director del programa egipcio en el Instituto de Estudios de Derechos Humanos de El Cairo.

Las organizaciones benéficas han desempeñado un papel importante durante mucho tiempo en la alimentación, la provisión de atención médica y educación en un país donde millones de personas viven con menos de 2 euros al día.

Al Sisi llegó al poder después de encabezar, como ministro de Defensa, la destitución de Mohamed Mursi de los Hermanos Musulmanes como presidente en 2013.

Bajo el mandato de Al Sisi, Egipto ha visto una ofensiva contra la disidencia que los activistas aseguran que no tiene precedentes en su historia reciente.

Para leer más