El partido del primer ministro de Hungría apuesta por seguir en el PPE a pesar de la creciente presión para su expulsión

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban
REUTERS / BERNADETT SZABO - Archivo
Publicado 05/03/2019 17:04:07CET

BUDAPEST, 5 Mar. (Reuters/EP) -

El Fidesz, partido del primer ministro húngaro Viktor Orban, quiere continuar en el Partido Popular Europeo (PPE), según ha asegurado este martes. Algunas voces dentro del grupo mayoritario en el Parlamento Europeo han reclamado su suspensión e incluso su expulsión.

La línea dura de Orban con la migración es una de las principales disputas del Gobierno húngaro con Bruselas y su relación no pasa por el mejor momento a las puertas de las elecciones europeas de mayo.

Además, Orban ha lanzado una campaña mediática que encuadra los comicios europeos de mayo como una elección entre quienes respaldan y quienes se oponen a la migración masiva, lo que le ha granjeado las críticas de la Comisión Europea y de algunas voces dentro del PPE.

Este lunes, el PPE aseguró que había recibido mociones de 12 miembros del partido pertenecientes a nueve Estados miembros, por lo que discutirá la suspensión o expulsión del Fidesz el 20 de marzo.

"Hay un debate en el seno del Partido Popular Europeo que se centra en la migración", ha respondido la oficina de prensa del Fidesz a un mail enviado por Reuters sobre el anuncio del PPE.

"Estamos preparados para defender nuestra postura. El Fidesz no quiere abandonar el Partido Popular Europeo, nuestro objetivo es que las fuerzas anti-inmigración ganen peso en el PPE", han explicado.

Según el partido húngaro, la defensa de los valores cristianos europeos y detener la inmigración es más importante que la disciplina de partido en el PPE.

El PPE tiene actualmente 217 eurodiputados de los 750 que conforman la cámara, de los que 12 son del Fidesz. Las previsiones apuntan a que los populares europeos seguirán siendo el grupo mayoritario en la Eurocámara a pesar de la pérdida de votos que pronostican los sondeos, que auguran un incremento de los partidos de extrema derecha y populistas en las elecciones de mayo.

Bruselas está barajando condicionar el acceso a los fondos europeos al respeto de los principios democráticos. Hungría y otros países del este reciben grandes cantidades de dinero de las arcas comunitarias para infraestructuras y otros proyectos.

Una encuesta reciente de la empresa de encuestas húngara Zavecz Research señala que el apoyo al Fidesz se mantiene en el 32%, sin cambios desde febrero. El mismo estudio otorga un 10% al ultraderechista Jobbik y un 7% a los socialistas.

Contador

Para leer más