Publicado 04/03/2021 10:29CET

El PNUD pide una renta básica temporal para que las mujeres de países en desarrollo puedan sortear la pandemia

Mujeres en Nairobi, Kenia
Mujeres en Nairobi, Kenia - DONWILSON ODHIAMBO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres de los países en desarrollo necesitan una renta básica que, de forma temporal, les permita sortear los estragos sociales y económicos derivados de la pandemia de COVID-19, en opinión del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que teme los efectos de la emergencia sanitaria en la lucha contra la desigualdad de género.

El PNUD sostiene en un informe que las mujeres han sufrido más que los hombres las consecuencias que la pandemia ha tenido para el empleo informal y los cuidados, por lo que plantea un esfuerzo económico de las administraciones, asumiendo que ello redundará no solo en un mayor bienestar de las propias beneficiarias, sino de la sociedad en su conjunto.

En este sentido, sugiere que una inversión mensual del 0,07 por ciento del PIB --equivalente a 51.000 millones de dólares en paridad de poder adquisitivo-- podría ayudar a 613 millones de mujeres a mejorar su día a día y a tomar el control de sus propias vidas. Llegar a más de 1.300 millones de mujeres costaría el 0,18 del PIB y superar los 2.000 millones supondría el 0,31 por ciento.

"Un ingreso básico mensual podría garantizar su supervivencia en estos tiempos sin precedentes", ha esgrimido en un comunicado el administrador del PNUD, Achim Steiner, quien ha destacado no solo el impacto directo para la subsistencia económica de las familias, sino también la capacidad de este dinero para "animar a las mujeres a tomar decisiones independientes".

La directora del Equipo de Género dentro del PNUD, Raquel Lagunas, ha señalado que la renta que plantea la agencia no resolverá todos los problemas, pero "sí ayudará a las mujeres a aumentar sus opciones durante esta crisis", con un "periodo de estabilidad económica" en el que "pueden organizar sus vidas para atender mejor sus propios intereses y necesidades y participar de una manera más plena en sociedad".

En este sentido, el PNUD ha dejado claro que la renta básica no sustituye sino que complementa las políticas que ya deberían estar en vigor para paliar las desigualdades de género y que incluyen, entre otras cuestiones, cambios estructurales y legislativos.

Para leer más