Actualizado 16/05/2007 21:32 CET

Portugal.- Interrogan a un ciudadano ruso con antecedentes de violencia sexual por la desaparición de Madeleine

LISBOA, 16 May. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) -

La Policía Judicial portuguesa está interrogando en Portimao, en el sur del país, a un ciudadano ruso con conexión con el británico Robert Murat, hasta ahora el único inculpado en la desaparición de Madeleine McCann, según fuentes próximas a la investigación citadas por diversos medios de comunicación locales.

Después de localizar al sospechoso, éste fue trasladado a las dependencias policiales de Portimao, donde se encuentra declarando. Según el diario 'Correio da Manha', se trata de un ruso con antecedentes criminales por violencia sexual, y las autoridades consideran que este "amigo de Robert Murat" puede tener pistas sobre el paradero de la pequeña Madeleine.

El mismo rotativo, que cita fuentes próximas a la investigación, indica que Murat y su amigo ruso están juntos en diversos negocios clasificados de "extraños".

CHIVO EXPIATORIO

Robert Murat, hasta ahora el único imputado en la investigación por la desaparición de la niña inglesa de cuatro años Madeleine McCann, declaró hoy a la televisión Sky News que está siendo "el chivo expiatorio" por algo que asegura que no ha cometido.

"Me han convertido en el chivo expiatorio por algo que no hice", señaló. "Esto está arruinando mi vida y la de mi familia (...) La única forma de sobrevivir a esto es que el raptor sea detenido por la policía", afirmó Murat a la televisión inglesa.

Robert Murat, británico de 33 años, reside en 'Casa Liliana', propiedad de su madre, Jennifer Murat, de 71 años, con la que vive, y que está a unos 100 metros del complejo hotelero Ocean Club, del que desapareció la pequeña Madeleine hace 12 días.

Murat, que vive desde hace 20 años en el Algarve portugués, fue inculpado en el caso en la madrugada del pasado martes, después de 14 horas de declaración. Salió en libertad porque la policía no encontró pruebas suficientes para acusarle y detenerle, pero no puede abandonar el país y tiene que informar a las autoridades de sus movimientos.

PEDERASTAS

Según diversos medios de comunicación británicos y portugueses, durante el registro en la casa de su madre, la Policía se inacautó de teléfonos móviles, ordenadores y cintas de vídeo, presumiblemente con material de pedofilia. Además, en el ordenador se podría haber encontrado correo electrónico con mensajes encriptados y conexiones a páginas de pederastia.

Según las mismas fuentes, la Policía Judicial cree que las pistas de Murat, un supuesto consumidor de páginas web de pedofilia, pueden conducirlos a las redes de tráfico de niños con fines sexuales.

TESTIGOS Y PISTAS

El diario británico 'The Sun' indica que estas nuevas pistas pudieron tener origen en las declaraciones de la pareja que fue interrogada el lunes por la Policía en calidad de testigos: Michaela Walczuch, alemana de 33 años, y Luis Antonio, portugués de 47 años, un matrimonio que reside en Lagos y que lleva vidas separadas.

El rotativo indica que Michaela y Murat son socios de una agencia inmobiliaria en Lagos y mantienen una relación sentimental, ya que aunque ella vive desde hace diez años con su marido, llevan vidas separadas y los vecinos indican que Robert visita la casa hace un año.