El presidente de Cuba, dispuesto al diálogo con EEUU en igualdad y sin condiciones previas

Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro
REUTERS / ALEXANDRE MENEGHINI - Archivo
Publicado 17/09/2018 8:56:14CET

Asegura que el mayor obstáculo para el desarrollo de la isla es el bloqueo impuesto por Estados Unidos

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, se ha mostrado dispuesto al diálogo con Estados Unidos, si bien ha dejado claro que este debe producirse en pie de igualdad entre los dos países y sin condiciones impuestas desde Washington.

En su primera entrevista desde que llegó al cargo el pasado mes de abril, concedida a la cadena TeleSUR, el nuevo presidente cubano ha reconocido que se ha producido un retroceso en la relación con Estados Unidos con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca tras el acercamiento de los últimos años propiciado por Barack Obama. Además, ha criticado las medidas respecto a la isla adoptadas por Trump.

Pese a ello, ha dicho que está dispuesto a dialogar mientras no se condicione la soberanía de Cuba, "porque nosotros no aceptamos imposiciones, menos con Estados Unidos". "Si se mantiene esta aberrante actitud del Gobierno de Estados Unidos contra Cuba, no hay diálogo", ha recalcado.

En este sentido, ha defendido que el diálogo debe construirse entre dos en pie de igualdad. "No se puede aspirar a un diálogo donde una parte condiciona a la otra de que tienes que renunciar a tu soberanía e independencia", ha insistido.

Por otra parte, ha reiterado una vez más que Cuba no tiene nada que ver en el caso de los supuestos ataques sónicos contra personal de la Embajada de Estados Unidos en la isla. "Nosotros tenemos mucha ética para atacar a otros (...) Cuba no ataca, Cuba defiende, Cuba comparte, es solidaria", ha asegurado.

EL BLOQUEO, EL PRINCIPAL OBSTÁCULO

En línea con lo que ha sido el leitmotiv del 'castrismo' durante las últimas cinco décadas, Díaz-Canel ha insistido en que el bloqueo impuesto por Estados Unidos sobre Cuba es "el principal obstáculo para el desarrollo del país, la cosa que más golpea la vida cotidiana de los cubanos y cubanas, y también la vida económica".

El presidente cubano ha sostenido que el bloqueo "es una práctica brutal". "Yo diría que es un hecho de lesa humanidad. Atenta contra un pueblo (el cubano), condenado a morir de hambre, de necesidades", ha adjuntado.

Díaz-Canel también se ha referido a la reforma de la Constitución en curso, que ha considerado necesaria tras llegarse a la conclusión de que "tenemos que actualizar nuestro modelo económico y social en las condiciones del bloqueo".

Asimismo, ha aclarado que el futuro texto no renunciará a la ideología y los valores de la Revolución cubana y se ha mostrado partidario de las uniones entre personas del mismo sexo. "Yo defiendo que no haya ningún tipo de discriminación", ha sostenido, si bien ha dejado claro que "la última palabra la dará el mandato popular y la soberanía del pueblo".

Por otra parte, Díaz-Canel ha insistido en que su Gobierno es una continuidad de los de sus antecesores, los hermanos Raúl y Fidel Castro. Es "un Gobierno del pueblo, para el pueblo, que es lo mismo que ser un Gobierno para la Revolución", ha defendido, precisando que habla de forma continuada con Raúl Castro y le consulta "sobre las directrices del país".