Actualizado 15/07/2021 21:36 CET

El primer ministro designado de Líbano presenta su dimisión ante las dificultades para formar Gobierno

El primer ministro designado de Líbano, Saad Hariri
El primer ministro designado de Líbano, Saad Hariri - -/Dalati & Nohra/dpa

La libra libanesa alcanza una depreciación récord tras el anuncio y manifestantes cortan carreteras en varios puntos del país

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El primer ministro designado de Líbano, Saad Hariri, ha anunciado este jueves su dimisión al presidente, Michel Aoun, cerca de nueve meses después de ser nombrado para el cargo y ante su incapacidad para formar Gobierno debido a sus tensiones con el mandatario.

Hariri ha acudido al Palacio de Baabda para una segunda reunión en 24 horas con Aoun, al que el miércoles presentó una nueva propuesta para el Ejecutivo, tras lo que ha comparecido ante la prensa para anunciar su decisión, según ha informado el diario libanés 'L'Orient le Jour'.

"Tras nuestras consultas, el presidente ha reclamado modificaciones que estimo fundamentales en la composición gubernamental", ha explicado, antes de agregar que la posición de Aoun no ha cambiado". "Es evidente que no seremos capaces de entendernos", ha valorado.

"He preguntado al presidente si necesitaba más tiempo para reflexionar sobre la propuesta y me ha dicho que no vamos a entendernos. Por eso anuncio mi dimisión. Que Dios ayude a Líbano", ha remachado Hariri, en referencia a la grave crisis política y económica en la que se encuentra sumido el país.

Tras anunciar la dimisión, en una entrevista en la cadena de televisión Al Jadeed, Hariri ha explicado que había pedido "una decisión rápida" a Aoun, ya que el proceso se había dilatado demasiado, a lo que ha agregado que se disculpa por "no poder formar el 'Gobierno de Michel Aoun'".

En este sentido, ha subrayado que "la solución es formar un Gobierno lo antes posible, sea cual sea, pero lo importante es que trabajen en el programa del FMI", por lo que ha agregado que "no obstruiremos ni paralizaremos al país", y otorgará su confianza a otro Ejecutivo si "es un buen Gobierno".

Minutos después de la dimisión de Hariri, el valor de la libra libanesa ha caído, alcanzando las 21.000 por un dólar, una depreciación récord para un país inmerso en una profunda crisis económica. Además, manifestantes han cortado carreteras en varias zonas del país, especialmente aquellas de mayoría suní.

Los manifestantes han bloqueado las principales carreteras de la capital, Beirut, y la periferia sur de la ciudad en protesta por "el bloqueo del presidente a la formación de un Gobierno que sea capaz de ayudar al pueblo libanés", según ha relatado uno de los participantes de la protesta a DPA.

Como consecuencia, se han producido enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes en la carretera que conduce hasta el aeropuerto de Beirut, después de que estos lanzaran piedras a los agentes, así como en otras zonas de la capital, según los videos compartidos en redes sociales.

LA ÚLTIMA PROPUESTA

La última propuesta de Hariri, tras numerosas tiranteces con Aoun durante los últimos meses que han incluido intercambios directos de acusaciones por el estancamiento del proceso de formación del Gobierno, contemplaba un "gabinete de especialistas formado por 24 ministros" siguiendo "la iniciativa francesa y la propuesta de Nabih Berri", en referencia al presidente del Parlamento libanés.

El propio Berri se mostró recientemente crítico con Aoun por su postura durante el proceso de conversaciones, que intentó destrabar con su propuesta, y llegó a decir que "la decisión de designar a un primer ministro no emana de la voluntad del presidente, sino de los parlamentarios".

En este sentido, sostuvo, Aoun complicó la situación "al insistir en que diez ministros han de ser nombrados por el presidente, que constitucionalmente no tiene derecho a un solo ministro", críticas respondidas con dureza por el presidente, quien ha sido también objetivo de comentarios por parte de Hariri y diversos políticos por su postura durante el proceso.

Hariri fue nombrado como primer ministro encargado en octubre de 2020, cerca de un año después de dimitir como primer ministro junto a su Gobierno en medio de una oleada de movilizaciones a nivel nacional a causa de la crisis económica.

Su nombramiento tuvo lugar después de que el actual primer ministro en funciones, Hasán Diab, dimitiera en agosto de 2020 tras las protestas por las explosiones registradas en el puerto de la capital, Beirut, que dejaron más de 200 muertos y enormes daños materiales en la ciudad.

En este contexto, el Banco Mundial afirmó el 1 de junio que la crisis económica en Líbano es una de las peores registradas a nivel mundial desde mediados del siglo XIX, con una caída drástica de cerca del 40 por ciento de PIB per cápita desde 2018.

Para leer más