Relatores de la ONU creen que Israel podría haber cometido crímenes de guerra en su asalto a un hospital de Cisjordania

Imagen de archivo del hospital de Ibn Sina en Yenín (Cisjordania)
Imagen de archivo del hospital de Ibn Sina en Yenín (Cisjordania) - Europa Press/Contacto/Nasser Ishtayeh
Actualizado: viernes, 9 febrero 2024 18:06

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Gaza

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Gaza

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Gaza

Los expertos sospechan de "asesinatos extrajudiciales" en la muerte de tres palestinos el mes pasado en el hospital de Ibn Sina

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Cinco relatores de la ONU estiman que las fuerzas israelíes podrían haber cometido crímenes de guerra durante su asalto del pasado 29 de enero al hospital de Ibn Sina, en Cisjordania, que se saldó con las muertes de tres palestinos víctimas posiblemente de "asesinatos extrajudiciales".

El asalto consistió en la incursión de una decena de operativos de la Policía de Israel y del servicio de seguridad nacional del país, el Shin Bet, que irrumpieron en este hospital de la ciudad de Yenín disfrazados de médicos, enfermeras y civiles. Allí mataron a dos pacientes, los hermanos Basel y Mohamed Al Ghazawi, y a un visitante del centro identificado como Muhamed Walid Jalamna. Todos ellos, según Israel, buscados por delito de "terrorismo".

Los cinco relatores estiman que, independientemente de los motivos, "Israel siempre está obligado a respetar el derecho Internacional Humanitario", especialmente en un territorio ocupado que está fuera de las actividades militares de Israel durante la guerra Gaza como es Cisjordania. "Como mucho, las fuerzas israelíes podrían haber estado capacitadas para detener a esta gente. En su lugar, Israel decidió asesinarlos, en flagrante violación a su derecho a la vida", denuncian los relatores.

Los expertos de la ONU inciden en que "el asesinato de un paciente herido e indefenso", como describen a Basel Al Ghazawi, que convalecía por un ataque previo israelí, "constituye un crimen de guerra". Es más, también apuntan a que las fuerzas israelíes podrían haber cometido 'prima facie' o en principio, otro crimen de guerra como es el de la "perfidia" al actuar de manera encubierta o traicionera, al ir disfrazados de "médicos inocentes".

Por todo ello, los cinco relatores piden a Israel que comience inmediatamente una investigación con el objetivo de "castigar a los responsables" de la operación en todas sus fases y recomiendan, en caso de que las autoridades israelíes se nieguen a efectuarla, la intervención del Tribunal Penal Internacional.

Los firmantes son el relator sobre la promoción y protección de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo, Ben Saul; el relator sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, Tlaleng Mofokeng; el relator especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, Morris Tidball-Binz; la relatora para la independencia de jueces y abogados, Margaret Satterthwaite, y la relatora sobre la situación de los Derechos Humanos en territorio palestino ocupado desde 1967, Francesca Albanese.

Contador

Leer más acerca de: