Rice asegura que EE.UU proseguirá con sus planes para instalar su sistema antimisiles en Europa del Este

Actualizado 09/06/2007 1:34:35 CET

NUEVA YORK, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos proseguirá con sus planes para desplegar su sistema de defensa antimisiles en Europa del Este, pese a la sorprendente sugerencia de Rusia de que sea ubicado fuera de la región, aseguró hoy la secretaria de Estado norteamericana, Condoleeza Rice, a Associated Press.

En una entrevista en la que abordó diversos temas, Rice reconoció que la oferta del presidente ruso, Vladimir Putin, de compartir una estación de rastreo de radares en Azerbaiyán para el proyecto cogió por sorpresa a la Casa Blanca, pero dijo que merece consideración, incluso mientras continúan las negociaciones con Polonia y la República Checa.

Sus comentarios se produjeron un día después de que Putin, en un sorprendente giro de su férrea oposición al sistema antimisiles, dijese al presidente norteamericano, George W. Bush, en Alemania que Rusia está dispuesta a dejar que Estados Unidos use su instalación en Azerbaiyán para el sistema, que de acuerdo con Washington está diseñado para contrarrestar amenazas de países como Irán y Corea del Norte.

Rice dijo que no está claro si Azerbaiyán podría albergar el sistema con un buen nivel de eficiencia, pero indicó que la oferta de Putin es una señal positiva, incluso si al final es rechazada. "Es una idea que no ha sido vetada", dijo Rice. "Tenemos que ver si es adecuado considerar a Azerbaiyán en el contexto de la defensa antimisiles", agregó.

Asimismo, Rice subrayó que Estados Unidos hará lo que considere necesario para lidiar con "el verdadero problema de seguridad" representado por la posibilidad de misiles de largo alcance lanzados desde Irán y Corea del Norte, pero subrayó que la oferta de Putin puede indicar la disposición de Rusia a cooperar con Washington.

Estados Unidos ha estado trabajando en un plan para colocar una estación de rastreo por radar en la República Checa e interceptores de misiles en Polonia con el fin de proteger a sus aliados europeos de ataques, pero Rusia ha expresado una firme oposición al plan.

Por otra parte, la secretaria de Estado rechazó como desacertadas las comparaciones entre el caso de los norteamericanos de origen iraní detenidos ahora en Irán bajo sospechas de espionaje y la crisis de rehenes en la Embajada en Teherán en 1979, y pidió paciencia respecto a Irak.