Actualizado 03/05/2007 22:32 CET

Rice discute con su homólogo sirio el problema de los combatientes extranjeros en Irak

SHARM EL SHEIJ (EGIPTO), 3 May. (EUROPA PRESS) -

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, discutió hoy con su homólogo sirio, Walid Moallem, la cuestión de los combatientes extranjeros que entran en Irak desde Siria en un encuentro que calificó de "profesional" y que ambos mantuvieron al margen de la conferencia internacional sobre Irak que se celebra en Egipto.

Rice calificó su encuentro, el primero de alto nivel entre los dos países en años, con Moallen de "profesionial" y "de negocios". "Hubo oportunidad de hablar sobre el problema de los combatientes extranjeros, una de las principales fuentes de los atentados suicidas", explicó Rice.

Previamente, un portavoz militar norteamericano en Bagdad había afirmado que Siria había adoptado medidas para frenar el flujo de combatientes extranjeros que entran en Irak. "Fue una buena oportunidad hablar con el ministro de Exteriores (sirio) sobre ello", añadió Rice, que precisó que "yo no le sermonée, y él no me sermoneó".

Rice dijo que las conversaciones se limitaron a la seguridad en Irak y no entraron en otras disputas. "Dejé claro que no queremos tener una relación difícil con Siria", explicó la secretaria de Estado. Pero, añadió, "necesitamos tener alguna base para una mejor relación".

Por su parte, la agencia oficial siria SANA dijo que Rice y Moallem discutieron sobre "la situación en Irak y la necesidad de alcanzar la seguridad y la estabilidad en ese país". Además, añade la agencia, abordaron la necesidad de desarrollar las relaciones bilaterales "en un modo que sirva para lograr la paz, la seguridad y la estabilidad en la región".

Por otra parte, la jefa de la Diplomacia estadounidense dijo que busca mantener un encuentro similar con su homólogo iraní, Manouchehr Mottaki. "No les hemos contactado para un encuentro", afirmó.

No obstante, según el ministro de Exteriores egipcio, Rice y Mottaki "intercambiaron cortesías" durante el almuerzo. El portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, dijo que "se dijeron hola y eso es todo".