Actualizado 12/04/2007 22:03 CET

Rumanía.-Basescu podría dimitir si el Parlamento vota su cese después de que el TC le acusó de violar la Constitución

BUCAREST, 12 Abr. (EP/AP) -

El presidente de Rumanía, Traian Basescu, sugirió hoy que podría dimitir como jefe de Estado para impulsar la celebración de elecciones nuevas si el Parlamento aprueba su destitución, después de que el Tribunal Constitucional determinará que violó la Carta Magna.

A pesar de que dicha instancia judicial le halló responsable de violaciones de la Constitución, incidió en que las ofensas cometidas no eran lo suficientemente serias como para impulsar un proceso de destitución en su contra, para el cual se requiere la aprobación mayoritaria de la sociedad en edad de votar mediante referéndum.

"Sólo mi dimisión nos pondría a todos frente al electorado", incidió el mandatario en una entrevista a la televisión 'Realitatea', a quien confesó que se presentaría "de nuevo" a lo que calificó de "nueva competición política" de producirse su marcha de la jefatura del Estado, si bien reconoció su intención de evitar la celebración de un referéndum porque, según él, obligaría a elegir a la sociedad entre él y el Parlamento.

"Creo que el Parlamento necesita ser protegido de tal confrontación", explicó Basescu, tras incidir en que un respaldo del electorado en el referéndum para mantenerle en su puesto desacreditaría al Parlamento.

Por su parte, el Tribunal Constitucional no detalló los abusos cometidos por Basescu, a la espera de que se publique el auto judicial del caso, después de que un comité parlamentario acusara al presidente de usurpar poderes del Ejecutivo y de alimentar enfrentamientos políticos en vez de resolver las divergencias, tal y como exige la Constitución.

El Parlamento debe reunirse la semana que viene para decidir si le suspenden o no de su cargo durante un plazo de 30 días y organizan el proceso de destitución en su contra mediante referéndum.

Basescu está enfrentado a una gran parte de los parlamentarios, así como al primer ministro, Calin Popescu Tariceanu, al que acusa de dejarse influenciar por grupos de presión y de intentar ampliar su cuota de poder en materia de política exterior con el objeto de retirar el contingente rumano de 600 soldados de Irak, algo a lo que Basescu se opone. El pasado 1 de abril, Tariceanu forzó la salida del Ejecutivo de un partido en la coalición gubernamental próximo a Basescu.