R.Unido- La autoridad de Blair cuestionada, tras necesitar a los 'tories' para ganar una votación sobre el 'Trident'

Actualizado 15/03/2007 14:38:50 CET

LONDRES, 15 Mar. (de la corresponsal EUROPA PRESS, Marta Altuna) -

La autoridad del primer ministro británico, Tony Blair, se está viendo cuestionada hoy después de que ayer necesitara los votos del partido conservador para poder ganar una votación sobre la renovación del sistema de armas nucleares 'Trident' después de que 95 parlamentarios laboristas se mostraron contrarios a los planes del Gobierno.

La baronesa Betty Boothroyd dijo que la rebelión en el partido laborista demuestra la debilidad de Tony Blair como primer ministro. "No creo que a ningún primer ministro le guste que un asunto de esta importancia sólo lo pueda llevar adelante con los votos de la oposición, pero no tenía otra alternativa", indicó.

Por su parte, la presidenta del partido, Hazel Blears, explicó que cualquier líder laborista hubiera tenido la misma respuesta en un tema tan polémico como el programa de disuasión nuclear. En declaraciones a la BBC, Blears dijo que "el asunto de las armas nucleares ha sido siempre algo que toca la fibra sensible en el partido laborista, pero incluso en este asunto una mayoría de parlamentarios laboristas ofreció su apoyo a esta decisión".

"Creo que cualquier líder laborista que hubiera estado en esta posición hubiera obtenido la misma respuesta, se trate de Tony Blair o de cualquier otra persona", declaró. Asimismo recordó que el actual ministro de Economía y probable sucesor de Blair, Gordon Brown, está de acuerdo con la renovación del sistema 'Trident'.

Blair, antes de iniciar la votación, tachó de "correcta" la decisión de renovar "ahora" el sistema nuclear de Reino Unido, por ser, sijo "esencial" para la seguridad del país. Por su parte, el líder de la oposición consevadora, David Cameron, aseguró que la renovación "está claramente en el interés nacional", por lo que valoró la necesidad de tomar la decisión "ahora".

El presidente del Partido Liberaldemócrata, Menzies Campbell, y el antiguo ministro de Defensa Peter Kilfoyle respaldaron la aprobación de una enmienda para destacar que "no está todavía probado" la necesidad de renovar en la actualidad el sistema 'Trident', al no estar "convencidos de la necesidad de una decisión temprana" al respecto. Los liberalesdemócratas quieren retrasar el que se considere la renovación hasta 2014, si bien el Gobierno laborista alegó que la construcción de submarinos nucleares es demasiado larga como para retrasarlo.

Blair confirmó que el próximo mes de diciembre el arsenal de submarinos nucleares británicos se reducirá de cuatro a tres, mientras que el número de cabezas nucleares británicas también se recortarán en un 20 por ciento. El presupuesto para afrontar la renovación de los submarinos podría ascender hasta los 20.000 millones de libras (unos 30.000 millones de euros), y se estima que su diseño y construcción llevará unos 17 años, por lo que no estarán operativos hasta 2050.

La renovación del sistema 'Trident' ha contado con numerosos detractores dentro de las filas laboristas, entre ellos, el 'número dos' laborista de la Cámara de los Comunes Nigel Griffiths y el asesor ministerial Jim Devine, el parlamentario y secretario privado del presidente laborista Hazel Blears, Stephen Pound, así como el parlamentario Chris Ruane. Todos ellos presentaron su dimisión.