Rusia teme que la captura del petrolero británico en el estrecho de Ormuz aumente la tensión y pide contención

Publicado 20/07/2019 6:57:51CET

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Comité de Asuntos Internacionales del Consejo de la Federación de Rusia, Konstantin Kosachev, teme que la captura de un petrolero británico en el estrecho de Ormuz por parte de la Guardia Revolucionaria de Irán aumente la tensión en la región y pide contención.

"Esperamos un enfoque sensato por parte de ambos lados, pero eso dependerá de los planes que tenga cada uno", ha afirmado el diplomático ruso y ha recogido la agencia oficial de noticias TASS.

"Desafortunadamente, este incidente puede servir de pretexto para el uso de la fuerza. Aún no está claro si el que usa la fuerza se beneficiaría de eso", ha insistido. "Por eso esperamos moderación y diplomacia", ha recalcado.

Por otro lado, Kosachev ha ofrecido su ayuda para aliviar las tensiones en el Golfo Pérsico donde en las últimas semanas varios buques petroleros han sufrido algún incidente.

Por su parte, el embajador adjunto de Rusia ante la ONU, Dmitri Polianski, considera que "hay que rebajar el nivel de las tensiones, es imprescindible".

"Necesitamos estudiar los detalles. Hay muchas informaciones contradictorias al respeto, por lo que no me apresuraría a hacer comentarios sin conocer todos los detalles", ha explicado según informa la agencia de noticias rusa 'Sputnik'.

La Guardia Revolucionaria de Irán ha informado este viernes de que ha apresado un petrolero británico en el estrecho de Ormuz por una presunta violación del Derecho Internacional que no ha precisado, en el marco de la escalada de tensión entre ambos países y, en general, en la región.

Se trata del 'Stena Impero', que ha sido confiscado "a petición de la Organización Marítima y de Puertos de Hormozgán cuando atravesaba el estrecho de Ormuz por no respectar las normas marítimas del Derecho Internacional", según un comunicado de la Guardia Revolucionaria recogido por la cadena estatal Press TV.

TENSIÓN BILATERAL

El pasado 4 de julio, un destacamento de los Marines británicos apresó el superpetrolero 'Grace 1', contratado por Irán, cuando navegaba cerca de Gibraltar ante la sospecha de que trasladaba un cargamento de crudo con destino a una refinería de Siria, lo que supondría un incumplimiento de las sanciones impuestas por la Unión Europea contra el Gobierno que preside Bashar al Assad.

Desde entonces, el 'Grace 1' permanece bajo custodia de las autoridades británicas en Gibraltar. La República Islámica ha pedido insistentemente a Reino Unido la liberación del superpetrolero y ha advertido de que adoptará represalias contra los británicos y los estadounidenses por esta acción.

Estos incidentes se enmarcan en la escalada de tensión en el Golfo con motivo del primer aniversario de la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear. Irán ha comenzado a incumplir gradualmente los compromisos adquiridos en este tratado internacional, volviendo al enriquecimiento de uranio, aunque lejos de los niveles necesarios para fabricar un arma atómica.

Contador

Para leer más