Actualizado 13/03/2007 21:25 CET

Sáhara.- El Rey urge a una solución para el Sáhara que prevea la "libre determinación" pero no menciona el plan marroquí

El presidente argelino elude hacer mención al contencioso durante su discurso

ARGEL, 13 Mar. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Beatriz Fernández) -

El Rey Don Juan Carlos subrayó hoy en Argel la urgencia de encontrar una "solución política justa, duradera y mutuamente aceptable" para la cuestión del Sáhara Occidental "que prevea la libre determinación" pero no mencionó el plan marroquí de autonomía para la zona que sí defendió el presidente José Luis Rodríguez Zapatero como "cauce" para el inicio de una negociación en el marco de Naciones Unidas.

Don Juan Carlos se pronunció en estos términos en los discursos tradicionales previos al almuerzo ofrecido por el presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, con motivo de la visita de Estado que los Reyes inician hoy y quien en sus palabras no hizo mención alguna a este contencioso. Previamente, ambos habían mantenido un encuentro de una hora en el Palacio de El Mouradia.

El monarca español señaló que es "urgente", como ha "puesto recientemente de relieve" el Gobierno español, que a la solución del Sáhara se llegue "a través del diálogo entre las partes en el marco de las Naciones Unidas".

En la declaración conjunta fruto de la última Reunión de Alto Nivel entre España y Marruecos, la parte española consideró que el plan de Rabat --rechazado por el Frente Polisario porque no contempla la independencia para el Sáhara--- podría generar "una nueva dinámica de diálogo para superar el 'impasse' actual" y "progresar" hacia el objetivo de alcanzar un "arreglo de este contencioso que asegure el principio de autodeterminación".

El discurso de Don Juan Carlos no hizo mención a la iniciativa marroquí y sí a la "libre determinación", una expresión que no empleó Zapatero en su reciente visita a Rabat.

El monarca se refirió al contencioso del Sáhara tras mencionar el objetivo de España de constituir un "factor de paz, diálogo y solidaridad internacional" ante los "desafíos" de la "situación internacional" --entre los que citó "la erradicación de la pobreza, la gestión apropiada e integral de los flujos migratorios, la lucha contra el terrorismo" o "el cambio climático"-- pero "también respecto de conflictos internacionales que se prolongan desde hace demasiado tiempo" y para los que España querría "ver una pronta solución, justa y duradera".

Además del Sáhara, Don Juan Carlos mencionó los esfuerzos de España por "reactivar el proceso de paz en Oriente Medio con vistas a la finalización de la ocupación y la creación de un Estado palestino viable e independiente, que viva en paz con Israel a lo largo de fronteras seguras".

"Es igualmente urgente, como ha puesto recientemente de relieve mi gobierno, encontrar una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable para la cuestión del Sáhara Occidental, que prevea la libre determinación y a la que se llegue a través del diálogo entre las partes en el marco de las Naciones Unidas".

Don Juan Carlos remarcó que el Magreb es una "zona prioritaria natural para la acción exterior de España", por lo que "apoya decididamente la Unión del Magreb Arabe (UMA) y alberga la esperanza" de que sus "amigos y vecinos" de la UMA "puedan avanzar hacia una mayor integración regional".

El monarca afirmó que España seguirá "impulsando" el Proceso de Barcelona, "el foro mediterráneo más completo y con más instrumentos para construir una sólida comunidad de intereses entre todos sus socios", al tiempo que mencionó la "atención creciente" que España "está prestando al continente africano, referente constante y prioritario del destacado papel internacional de Argelia" y sobre el que ambos países están "llamados a mantener una agenda común".

ARGELIA, "SUMINISTRADOR SERIO Y FIABLE"

En materia económica, el Rey hizo un "llamamiento a las empresas españolas para que se involucren plenamente en Argelia, de forma dinámica y eficaz, a la luz de la clara voluntad" del Gobierno argelino de "favorecer e incentivar con sus decisiones la contribución española a la construcción del mejor fututo" para el país norteafricano.

Para el monarca, el foro empresarial hispano argelino que se realizará a partir de mañana en Argel es "prueba" de la voluntad "común" de "intensificar los lazos económicos bilaterales". Asimismo, consideró que en materia energética, las relaciones entre ambos países "han alcanzado la madurez, habiendo demostrado" Argelia "en todo momento" ser un "suministrador serio y fiable" con el que España quiere "crear cuanto antes el partenariado económico y energético acordado durante la última Reunión de Alto Nivel".

"El gasoducto Medgaz (que se está construyendo entre España y Argelia y deberá estar en marcha a principios de 2009), al igual que el gasoducto ya existente, las energías renovables, la interconexión eléctrica y otros proyectos en curso, deben hacer que la interdependencia entre las dos economías sea una realidad, haciendo también de España una puerta hacia Europa para Argelia", prosiguió el jefe del Estado.

En el plano cultural, destacó que a España le satisface "mucho" que Argel sea este año Capital Arabe de la Cultura, "una celebración a la que España quiere asociarse de manera activa, comprometida como está con los frutos que pueden cosecharse del pasado común, ilustrado por la reciente inauguración de la Casa Arabe en España".

Por su parte, Buteflika obvió mencionar el contencioso del Sáhara Occidental, si bien en la última RAN en diciembre pasado instó a Zapatero a que España se comprometiese de forma "más resuelta" para lograr que Marruecos y el Frente Polisario aceptaran poner a punto las modalidades de un referéndum de autodeterminación que permitiera la expresión de la "voluntad soberana del Sáhara Occidental, conforme a la legalidad internacional".

BUTEFLIKA ALABA LA ALIANZA DE CIVILIZACIONES

El presidente argelino consideró hoy que la visita de los Reyes "contribuirá a dar un nuevo impulso a las relaciones" entre los dos países y agradeció a España la "preocupación que siempre ha tenido por el entendimiento entre los pueblos y la paz en el mundo". Buteflika alabó el proyecto de Alianza de Civilizaciones, auspiciado por España y Turquía y asumido por la ONU, y se refirió a ella como una iniciativa muy "oportuna".

Recordó que Argelia fue "uno de los primeros países en acoger favorablemente" la Alianza de Civilizaciones, para la que "no dudará en aportar su contribución" ya que este proyecto "a largo plazo podría dar mayor capacidad a la comunidad internacional de renovarse en sus percepciones y sus interacciones para hacer frente a los desafíos de la época contemporánea".

El presidente argelino destacó que el Rey ha "velado y trabajado" por que las relaciones entre ambos países hayan conocido una "evolución positiva" y consideró que el diálogo político y la cooperación económica han llegado a un "nivel jamás alcanzado en el pasado".

De la última visita realizada por Zapatero --a quien Buteflika se refiere como "amigo"-- dijo que sirvió para producir unos "resultados importantes" porque confirmó la "vitalidad del diálogo político de calidad que los dos países mantienen" y materializó la "voluntad de fomentar un partenariado económico denso y fecundo".

Mientras, el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, firmó con su homólogo argelino, Mohamed Bedjaoui, un acuerdo de transporte aéreo, un memorando de entendimiento en materia de búsqueda y salvamento marítimo y de prevención de la contaminación marítima, un plan de desarrollo del mencionado memorando así como un acuerdo para la supresión del visado para diplomáticos y funcionarios y otro de cooperación parlamentaria.

Por su parte, el secretario de Estado de Turismo y Comercio, Pedro Mejía, selló con su homólogo argelino un memorando de entendimiento sobre financiación de estudios de viabilidad.