Salvini acusa a Francia de retrasar la estabilización de Libia por intereses económicos

Matteo Salvini
REUTERS / REMO CASILLI
Actualizado 22/01/2019 17:44:39 CET

C

Conte intenta apagar el fuego apelando a la "amistad histórica" con el país vecino

ROMA, 22 (EUROPA PRESS)

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ha salido en defensa de su socio de coalición, Luigi Di Maio, tras el cruce de reproches con Francia y ha asegurado que no acepta "lecciones" del Gobierno de Emmanuel Macron, al que ha acusado de anteponer sus intereses petroleros en Libia por encima de una posible estabilización.

París convocó el lunes a la embajadora italiana tras unas declaraciones de Di Maio que consideró "inaceptables". "Si hay personas que se van de África es porque algunos países europeos, en particular Francia, nunca han dejado de colonizar", dijo el sábado Di Maio, que incluso planteó la posibilidad de imponer sanciones.

Aunque Salvini ha admitido este martes que las causas de la migración son "diversas", sí que ha señalado entre los motivos que haya quien "roba la riqueza" del continente. "Francia, evidentemente, está entre ellos", ha apostillado el líder de la Liga en una entrevista en la cadena Canale 5.

Según el ministro del Interior italiano, Francia "no tiene ningún interés de estabilizar la situación (en Libia), porque tiene intereses petroleros opuestos a los de los italianos". Salvini, "orgulloso" de gobernar a "un pueblo generoso, solidario y acogedor", ha subrayado que Italia no acepta lecciones de nadie, "y mucho menos del señor Macron".

En este sentido, ha vuelto a sacar a colación los controles impuestos en la zona de Ventimiglia, junto a la frontera común, y ha denunciado que las autoridades galas han rechazado en estos últimos años a "decenas de miles" de migrantes, algunos de los cuales han quedado abandonados a su suerte en el bosque "como si fueran bestias", informa 'La Repubblica'.

Una fuente diplomática gala citada por la agencia Reuters ha recordado que no es la primera vez que Salvini carga contra Francia y ha sugerido que, si lo ha hecho en esta ocasión, es porque se sentía eclipsado por Di Maio. Esta fuente ha insistido en que Francia está interesada en la estabilización de Libia y en contener el flujo migratorio.

CONTE INTERVIENE

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, ha tratado de mediar en la polémica defendiendo, por una parte, la legitimidad de poner en duda las políticas sobre inmigración y, por otra, matizando que "esto no significa cuestionar la amistad histórica con Francia". "Esta relación es fuerte y estable", ha subrayado en un comunicado.

"Seguiremos trabajando con las instituciones gubernamentales francesas, así como con las instituciones europeas y de otros países, codo con codo, (...) para encontrar soluciones compartidas", ha añadido Conte, que llegó al Gobierno como candidato de consenso entre el Movimiento 5 Estrellas y la Liga.