Publicado 01/01/2018 14:11CET

Santos apela a dejar de lado "diferencias personales" y a hacer prosperar la paz en Colombia

Juan Manuel Santos
REUTERS / RAFAEL MARCHANTE

El presidente defiende que "siempre es mejor construir sobre lo construido que hacer tabla rasa"

BOGOTÁ, 1 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha hecho balance de las "luces" y las "sombras" del último año en cuando al proceso de paz con la ya extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y, con la vista puesta en las elecciones presidenciales de mayo ha apelado a dejar de lado "odios y rencores" y también "diferencias personales" a unirse por el bien del país.

En su último discurso de Año Nuevo como presidente, Santos ha hecho cierta autocrítica, admitiendo que su gobierno "no es perfecto" y "ha habido dificultades y errores". Entre las "luces" de 2017, ha destacado el desarme de las FARC, "su renuncia a la violencia para entrar a la democracia" así como la aprobación de la Justicia Especial para la Paz.

En el apartado de las "sombras", ha incluido "la demora en la aprobación de otras normas necesarias para la implementación del Acuerdo, y la existencia de disidencias que siguen delinquiendo", si bien ha resaltado que se trata de "un pequeño grupo de antiguos guerrilleros" sobre quienes recaerá "todo el peso de la ley".

"Colombia, libre ya del conflicto con las Farc, no es un paraíso, pero es un país mucho mejor y más seguro", ha sostenido el mandatario, tras resaltar el avance en el desminado y en la erradicación de los cultivos de coca. "Esta paz, que apenas comenzamos a construir, tenemos que seguirla protegiendo, para que crezca fuerte y firme como un árbol frondoso que nos dé sombra a todos", ha reclamado Santos.

Por otra parte, en el plano económico ha reconocido que el crecimiento económico de 2017 no ha sido el esperado, "pero está por encima del promedio de la región". En este sentido, ha destacado que se ha bajado la inflación al 4 por ciento y que el país sigue bajo los efectos del desplome de los precios del petróleo, su principal producto exportador hace dos años.

Santos también ha hecho mención en su discurso al problema de la corrupción. "Se han destapado muchas ollas podridas, que nos preocupan y escandalizan a todos, pero esto es muestra de que los corruptos comienzan a pagar, por fin, por sus delitos", ha aseverado al respecto, incidiendo, sin mencionar ningún nombre, en que algunos de los implicados en estos casos "robaban sin que nadie se enterara, ni nadie los cuestionara".

HAY QUE MANTENER EL PAÍS POR ENCIMA DE DIFERENCIAS PERSONALES

Por último, ante la celebración de las elecciones en las que se elegirá a su sucesor en la Casa de Nariño, el mandatario ha lanzado un mensaje de conciliación. "No permitamos que los odios ni los rencores se impongan. Mantengamos al país por encima de las diferencias personales y políticas", ha reclamado, en un mensaje dirigido con toda probabilidad a quienes se oponen el acuerdo de paz, en particular su predecesor Álvaro Uribe.

"En este año que comienza, abonemos el terreno para lograr entre todos la unidad que tanto necesita Colombia", ha defendido, subrayando que es precisamente la unidad la que "nos hace fuertes". "Siempre es posible, siempre es mejor, construir sobre lo construido, que hacer tabla rasa y empezar de cero", ha insistido.

Así las cosas, ha conminado a los colombianos a no dejarse llevar "por el pesimismo". "Crean en Colombia, en ustedes, en nuestro pueblo y nuestra nación", les ha pedido. "Crean en un mejor futuro para el país, en especial para tantos compatriotas que durante muchos años, solo vivieron el miedo y la violencia", ha añadido.

En opinión de Santos, los colombianos podrán lograr "mucho más todavía" si trabajan "con sentido de patria, podremos lograr mucho más todavía". "Si nos dedicamos a construir en lugar de destruir, a proponer en lugar de criticar, a abrazar en lugar de rechazar, nada detendrá al nuevo país que está resurgiendo con esperanza", ha augurado.

Para leer más