Colombia trabajará con el TPI para diseñar su justicia transicional

Juan Manuel Santos y Felipe González
EUROPA PRESS
Publicado 02/03/2015 15:34:33CET

Un grupo de seis militares viaja a La Habana para negociar el alto el fuego bilateral

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha expresado este lunes el deseo de su Gobierno de "trabajar" con el Tribunal Penal Internacional (TPI) para diseñar el modelo de justicia transicional, destacando que Colombia "sentará precedente" en este ámbito, por lo que requerirá la "comprensión" de la comunidad internacional.

"Colombia está haciendo algo que es nuevo, porque somos el primer país que está negociando la paz bajo el paraguas del Estatuto de Roma y, en consecuencia, del TPI", ha dicho desde el Foro por la Paz en Colombia que ha organizado el Grupo PRISA este lunes en el Teatro Real, en Madrid.

Santos ha afirmado que su Gobierno "quiere ser respetuoso con los compromisos internacionales asumidos, entre ellos el Estatuto de Roma, y de la Constitución", para lo cual necesita buscar "un punto de equilibrio" que consiste en "aplicar el máximo de justicia que permita la paz".

"Este es el tema más complejo, más difícil al que nos enfrentamos", ha sostenido, explicando que esto es así porque los principios internacionales para desarrollar un proceso de paz al amparo del TPI "todavía no se han establecido". "Estamos sentando precedente", ha enfatizado.

Por ello, el jefe de Estado se ha mostrado dispuesto a "trabajar con el TPI", al tiempo que ha pedido a la comunidad internacional, "España en forma muy particular", que apoye las "difíciles decisiones" que Colombia tendrá que tomar en materia de justicia transicional, probablemente, a corto y medio plazo.

"Estoy seguro de que cuando lleguemos al final del proceso de paz cualquier decisión va a ser controvertida y ahí es donde necesitamos la comprensión y el apoyo de la comunidad internacional. Cuando encontremos ese punto de equilibrio, necesitaremos apoyo para dar legitimidad y sostenibilidad a los acuerdos de paz", ha indicado.

Santos ha considerado que "vamos por el buen camino" porque las delegaciones de víctimas que han viajado a La Habana para reunirse con las dos partes se han mostrado más dispuestas a perdonar que el conjunto de la sociedad colombiana, con sectores muy reacios, sobre todo en la esfera política.

"A las víctimas las percibí más generosas que al común de la población frente a la capacidad de perdonar, de reconciliarse, y eso me llenó de entusiasmo, diciendo 'vamos por buen camino: si las víctimas son más generosas quiere decir que vamos a encontrar ese punto tan difícil pero tan necesario donde uno traza la línea entre justicia y paz", ha confiado.

TREGUA BILATERAL

Por otro lado, Santos ha ratificado que "mañana viajan a La Habana cinco generales y un almirante, que son miembros de la subcomisión técnica que se estableció (el año pasado) para discutir el alto al fuego definitivo".

De llegar a un acuerdo, sería la primera vez que el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) declaran una tregua bilateral. Hasta ahora, la guerrilla ha anunciado varios altos el fuego, uno de ellos vigente desde el 20 de diciembre, pero la Casa de Nariño nunca se ha sumado.

Santos ha indicado que "el alto el fuego definitivo tiene que acordarse con reglas muy claras, porque es un tema complejo" que no ha podido acordarse aún porque "la geografía colombiana y los anteriores" procesos de paz "lo han dificultado".

"Por eso hemos decidido que sean los propios militares en activo quienes lo negocien. Esta es una de las grandes diferencias con otros proceso de paz", ha destacado, haciendo hincapié que, con su Gobierno, los militares han estado informados "desde el principio", "precisamente para dar a las Fuerzas Armadas participación y confianza".

CUBA Y EEUU

Además, interrogado por la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, se ha mostrado seguro de que la participación de la isla caribeña en el proceso de paz colombiano "contribuyó al cambio de actitud de Estados Unidos" hacia La Habana, lo que ha considerado "una decisión audaz" de Washington.

No obstante, también ha apuntado a otros factores. "En la última Cumbre de las Américas ya dijimos que esa iba a ser la última sin Cuba y Estados Unidos lo entendió perfectamente y se dieron las circunstancias políticas para que se diera ese paso", ha recordado.

Sobre las consecuencias en la mesa de negociaciones de La Habana, Santos ha recalcado que los cubanos "han sido unos grandes anfitriones" y ha confiado en que sigan así. "Nos han dicho que van a continuar con igual o más entusiasmo", ha sostenido.

En cuanto a la reciente decisión de Estados Unidos de designar a Bernie Aronson como enviado especial para el diálogo de paz en Colombia, ha dicho que se trata de "una señal muy buena". "Creo que las estrellas se están alineando", ha resaltado.

CRISIS VENEZOLANA

Al margen del diálogo de paz en Colombia, Santos se ha referido a la crisis política desatada en Venezuela por la detención del alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, que se suma a la de otros importantes líderes opositores, como Leopoldo López, y que el Gobierno de Nicolás Maduro achaca a planes golpistas.

"Venezuela para nosotros tiene muchísima importancia (...) porque inexorablemente todo lo que suceda en Venezuela, para bien o para mal, nos afecta", ha dicho, aludiendo a la enorme frontera que comparten ambos países.

"Nosotros creemos que hay que promover el dialogo entre Gobierno y oposición. Hay que tomar las medidas necesarias porque, de otra forma no va hber solución a los problemas, y si esas medidas se puedan tomar a través del diálogo y de común acuerdo, sería lo ideal", ha insistido.

A este respecto, ha expresado su deseo de que los cancilleres de Colombia, Ecuador y Brasil, que ejercen de mediadores en nombre de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), reanuden cuanto antes sus funciones para facilitar un acuerdo entre el Palacio de Miraflores y la Mesa de Unidad Democrática (MUD).