Siria acusa a Turquía de no aplicar el acuerdo en la región de Idlib

Walid al Mualem
REUTERS / MAXIM SHEMETOV
Actualizado 30/10/2018 12:17:24 CET

BEIRUT, 30 Oct. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Siria ha acusado a Turquía de incumplir las obligaciones suscritas con Rusia para crear una zona desmilitarizada y sin terroristas en la región siria de Idlib, a lo que Ankara ha respondido negando cualquier problema en torno a dicho acuerdo.

El pacto fue suscrito en septiembre y tuvo por firmantes a Rusia, el principal valedor internacional del régimen de Bashar al Assad, y a Turquía, que apoya a grupos rebeldes. Este acuerdo frenó una inminente ofensiva de las fuerzas sirias en la región del noroeste.

El presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó el sábado que la contraparte turca estaba respetando sus compromisos, pero el ministro de Exteriores sirio, Walid al Mualem, ha puesto en duda estos avances. "Sigue habiendo terroristas con armas pesadas en la región, lo que refleja la falta de voluntad de Turquía para cumplir sus obligaciones", ha criticado Al Mualem, según la agencia SANA.

El ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, ha asegurado que el plan sigue conforme a los previsto y no hay ningún problema con la aplicación del acuerdo. "Todo va según lo previsto", ha afirmado. En este sentido, ha declarado que Turquía intervendrá si percibe que hay grupos terroristas o radicales con un "enfoque diferente" al de la estabilización de la zona.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha dicho que Turquía está haciendo todo lo posible para cumplir sus difíciles obligaciones en Idlib, pero "no todo está yendo como estaba previsto", ha señalado. No obstante, el portavoz ha afirmado que Rusia no ve una amenaza a que el acuerdo fracase.

En declaraciones este martes ante los miembros del partido gobernante, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, también ha dicho que Turquía garantizará un papel internacional más activo en Idlib tras la cumbre del sábado.

El acuerdo entre Rusia y Turquía estableció una zona tampón de entre 15 y 20 kilómetros en territorio rebelde que debía quedar libre de armas y yihadistas para mediados de octubre. El principal grupo yihadista, Tahrir al Sham, ha respaldado el acuerdo turco, aunque ha evitado confirmar explícitamente que respetará todas las obligaciones que lleva asociadas.