Situación migratoria en Honduras: cuando emprender se convierte en la única salida

Grupo de mujeres en la comunidad 23 de Septiembre, municipio La Lima, en Cortés
Grupo de mujeres en la comunidad 23 de Septiembre, municipio La Lima, en Cortés - ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE/GONZALO HÖHR

Últimas noticias de hoy sobre la guerra de Ucrania y Rusia

Publicado: sábado, 17 diciembre 2022 8:25

MADRID, 17 Dic. (Por Nora Benito, coordinadora de contenidos de Acción contra el Hambre) -

En la pequeña escuela de una pequeña localidad, junto a la carretera principal, mujeres especialmente vulnerables que viven en una de las zonas más afectadas por los recientes huracanes Eta y Iota en Honduras se congregan para participar en unos talleres de empleabilidad, y reciben apoyo, formación y asesoría para que puedan emprender de la mano de Acción contra el Hambre.

En concreto, en esta comunidad bananera, 23 de Septiembre, del municipio La Lima, en Cortés, Honduras, esta iniciativa fue muy bien recibida. Se trata del proyecto 'Escuelas de empleo' con jóvenes mujeres que participan en el proyecto AECID Integra y cuyo objetivo es claro: incentivar a estas mujeres para que desarrollen su vida con miras profesionales e independencia y escapar así de la pobreza o la falta de empleo.

Mujeres que, como Glenda, afrontan la vida con nuevas expectativas de futuro gracias a estos cursos que está recibiendo. Esta joven de 22 años, madre de dos niños de dos y seis años, ya intentó en el pasado llegar hasta Estados Unidos sin éxito, pero ahora quiere crear su propio negocio relacionado con la belleza y generar economía en el país.

"Salgo con mi hermana a recoger basura a otras comunidades. Vamos buscando, llenamos la carreta y nos la repartimos. Pero me gustaría con el curso poder empezar a hacer algo relacionado con planchar pelo, pintar uñas, etc.", relata en un atisbo de esperanza.

Nolvia, de 28 años, es otra de estas mujeres que forman parte del programa. Con los huracanes Eta y Iota se le inundó la casa y acabó perdiéndolo todo. Recuerda que estaban durmiendo, se anegó todo de agua y tuvieron que salir corriendo con lo puesto a buscar refugio en otro lugar. En ese momento fue cuando decidió probar suerte migrando para buscar una vida mejor para sus hijos, pero el destino hizo que tuviera que volver a su país, Honduras.

Esta mujer, que trabaja como cuidadora, está formándose para tener un futuro mejor y darle mayores oportunidades a su hijo. "Vengo al programa de Acción contra el Hambre porque siempre me llaman y se preocupan por mí", explica. Ha decidido que se quedará en su país natal, "mejor acá", subraya. "Aquí uno se siente más tranquilo con su familia, en su país. "Aquí hay algunas oportunidades, aunque cueste alcanzarlas", concluye.

MÁS DE 800 MIGRANTES ENTRAN A DIARIO

La situación migratoria que se vive en otros de los puntos del país, en concreto en la frontera sur de Honduras, es acuciante. Alcanza cifras nunca vistas desde su mayor crisis en 2018, cuando miles de familias hondureñas partieron hacia Estados Unidos con el propósito de escapar de la pobreza, la falta de empleo, la violencia o la inseguridad. De hecho, las cifras del Instituto Nacional de Migración (INM) hablan de un ingreso irregular en la frontera sur de Honduras de 166.340 personas desde enero hasta noviembre de este año.

Tan solo en el último mes, en noviembre, se ha registrado un ingreso irregular de 25.140 personas por Danlí, Trojes, Choluteca, Tegucigalpa y San Pedro Sula. Esto se traduce en que, durante el mismo periodo, un promedio de 838 migrantes entró por la frontera sur de Honduras cada día, lo que hace que las acciones de ayuda humanitaria sigan siendo vitales ante las innumerables limitaciones que tienen que hacer frente en su largo camino hacia el norte de América.

Dada la situación, el Consorcio LIFE-Honduras --liderado por Acción contra el Hambre y UNICEF y del que forman parte otras cuatro ONG--, fue creado en junio de este año para responder a esta emergencia humanitaria migratoria y continúa y continuará esta respuesta en términos de protección de la infancia y la educación, garantizando el agua, el saneamiento, la higiene, la nutrición y salud. Dos de las localidades más transitadas son Danlí y Trojes, enclaves donde los equipos de Acción contra el Hambre están respondiendo a esta situación de emergencia.